Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

La paulatina apertura de industrias consumidoras de materiales reciclados anuncia un progresivo aumento de la demanda y ya se percibe un incremento en el comercio de metales, especialmente en Asia.

la industria mundial del reciclaje empieza a recuperarse de la pandemia del COVID-19

A medida que muchos países pasan a una nueva fase de su respuesta al COVID-19, el Bureau of International Recycling (BIR),  federación mundial de industrias del reciclaje que representa a más de 30.000 empresas recicladoras de más de 70 países, ha presentado la última de su serie de actualizaciones de expertos sobre el impacto de la pandemia en los mercados de reciclaje de todo el mundo. La siguiente información se basa en las contribuciones del presidente del BIR, los presidentes de sus divisiones y los presidentes de los comités.

China, Hong Kong y Taiwán están volviendo lentamente a la normalidad; los casos de COVID-19 en China han disminuido drásticamente durante el último mes, mientras que en Taiwán no se han registrado nuevos casos en dos semanas. Los clientes del sector también han comenzado a comprar con cierta normalidad, con volúmenes de metales no ferrosos que parecen aumentar entre un 20 y un 30% en comparación con la semana anterior. Este ánimo de compra está siendo afectado en gran medida por la perspectiva de la reclasificación de China de «material reciclado», cuya entrada en vigor está programada para el latón, cobre y aleaciones de aluminio fundido el próximo 1 de julio.

En el sector internacional de la chatarra ferrosa, las empresas están volviendo poco a poco al trabajo y la demanda se está recuperando; el principal problema en la actualidad rodea a la banca en la India, con retrasos en la apertura de cartas de crédito.

Por otro lado, desde Grecia, está surgiendo una mayor normalidad en el sector de la chatarra electrónica a medida que los proveedores vuelven a poner en marcha gradualmente sus negocios y mejoran el abastecimiento de materias primas. Las exportaciones -por ejemplo, a la India- han comenzado a recuperar parte de su impulso anterior.

La demanda de plásticos reciclados empieza a aumentar

En la industria europea del reciclado de plásticos sigue existiendo un sentimiento de incertidumbre. Los precios siguen siendo bajos debido a la caída de los precios del petróleo y las enormes existencias están desbordando el mercado. Sin embargo, hay algunos destellos de esperanza: se está permitiendo a las industrias reanudar la producción con la eliminación de algunas restricciones que las afectaban, y la demanda está aumentando lentamente. Entre los que se reiniciarán está la industria del automóvil, gran consumidora de materias primas recicladas.

Los recicladores de plásticos europeos obviamente tienen dudas sobre cómo se desarrollará la oferta -y por lo tanto toda la estructura de precios- en las próximas semanas. En China, las fábricas están reanudando la producción y, como signo positivo, los precios del polipropileno y el estireno han aumentado en las últimas dos semanas.

La mayoría de los clientes de caucho orientados a la exportación en la India reanudaron sus operaciones hace un par de semanas y ahora están haciendo tantos pedidos como antes del brote de COVID-19. En cuanto a la oferta en Europa, están surgiendo problemas para asegurar suficiente material, ya que varios meses con muchos menos coches y camiones en la carretera han servido para reducir la disponibilidad de materiales de neumáticos al final de su vida útil.

El sector del reciclaje de textiles, sigue experimentando una demanda muy baja de muchos mercados finales y de todas las calidades, aunque algunos mercados de Europa oriental están dando ahora los primeros indicios de mejora. Además, algunas empresas de clasificación han reanudado la producción o han anunciado que lo harán en los próximos días, aunque en volúmenes reducidos. Las recogidas de textiles usados en Europa occidental siguen estando por debajo de los niveles normales, pero también están aumentando.

En cuanto al reciclaje de papel, el 77% de las plantas de Francia están abiertas y un 3% lo están con cita previa. De los 18.000 empleados del sector, el 10,5% trabaja desde su casa, el 25% trabaja a tiempo parcial y el 7% no trabaja.

Mirando el cuadro más amplio, las recolecciones en Francia han disminuido un 20% para el papel y el cartón, un 37% para los residuos industriales, un 82% para los residuos de la construcción, un 24% para los plásticos, un 48% para la madera y un 75% para los metales. El volumen de negocio total ha sufrido una caída interanual de un 39% en marzo y un 64% en abril.

En el Reino Unido, el primer ministro, Boris Johnson, anunció algunos cambios en las medidas de cierre el pasado 10 de mayo y los sectores de ingeniería y automotriz, consumidores de materiales reciclados, deberían comenzar su regreso en los próximos días.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *