Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

Pese a que la actividad del reciclaje sigue a niveles muy bajos en todo el mundo, se espera que la relajación de las normas de confinamiento y la progresiva vuelta al trabajo de industrias y negocios no esenciales sirva para reactivar el sector.

Tímida reapertura del sector del reciclaje

En el curso de la pandemia de COVID-19, el Bureau of International Recycling (BIR) ha tratado de recopilar la información de los expertos sobre el impacto del virus en todo el mundo, con especial atención a cómo está afectando a la industria del reciclaje. Esta última actualización se ha obtenido de la red de asociaciones nacionales miembros de la Organización Mundial de Reciclaje, y refleja que el sector comienza a experimentar una tímida reapertura de su actividad.

China

En China, la pandemia se ha cobrado un alto precio en la economía del país: la producción se redujo en un 6,8% en el primer trimestre de 2020, la cifra más baja en décadas, con la producción industrial, la inversión en infraestructura y el comercio minorista en su nivel más bajo de todos los tiempos. Tomando como ejemplo la industria del plástico en China y el sudeste asiático, la demanda de materiales reciclados se encuentra a solo un 30-40% de los niveles prepandémicos, en medio de una desaceleración en los volúmenes solicitados por la industria de fabricación de plásticos y la cancelación de pedidos en el extranjero. Los pellets reciclados no se están vendiendo bien como resultado de la caída del precio del petróleo que redujo los precios primarios a sus niveles más bajos en años. La incertidumbre sobre las perspectivas económicas están dominando este mercado.

Los recicladores de plásticos se enfrentan al reto de los bajos precios de venta de sus materiales, mientras que los proveedores no pueden reducir sus propios precios de venta debido al alto costo del transporte y al impacto de los cierres en los países exportadores. La situación solo mejorará cuando todos los países levanten sus cierres y reanuden sus actividades económicas como antes del brote de COVID-19.

América

Catorce estados de EE.UU. identifican específicamente el reciclaje como una industria esencial o crítica, mientras que en Brasil, alineado con los EE.UU. en términos de sus medidas para la gestión de la COVID-19, se están haciendo esfuerzos para persuadir al gobierno de reconocer el reciclaje como una actividad esencial.

En Canadá, el gobierno federal del país ha incluido el reciclado entre las operaciones esenciales para la cadena de suministro de la manufactura; por lo tanto, las instalaciones de reciclado pueden permanecer abiertas si las empresas eligen esta opción. La mayoría han decidido permanecer abiertas pero con operaciones reducidas porque sus proveedores industriales están cerrados. Los volúmenes han disminuido en todo el país y en consecuencia la mayoría de las instalaciones han reducido su personal. Se exige a todas las empresas que sigan un distanciamiento físico y prácticas de limpieza estrictas.

Europa

En Europa, y después de muchas semanas de bloqueo, el gobierno en Italia está ahora relajando las normas. La estrategia consiste en abrir paso a paso con un intervalo de tiempo de 14 días, lo que permite hacer comprobaciones de la infección y analizarla antes de pasar a la siguiente fase. El sector metalúrgico de Italia se reabrió el pasado lunes 4 de mayo. Los centros de reciclaje han permanecido abiertos durante toda la crisis debido a su papel crucial en la gestión de los residuos. Sin embargo, los niveles de actividad son bajos y la mayoría de las empresas estiman que durante este período el negocio ha caído casi un 70%; no obstante, también esperan que esta cifra mejore una vez que reanudada la actividad en el sector de los metales.

La industria del reciclaje ha mantenido altos costos al garantizar que se mantenga abierta durante el cierre a pesar de los muy bajos niveles de actividad. ASSOFERMET, UNIRIMA y ASSORIMAP -las tres asociaciones nacionales italianas que cubren toda la gama de productos básicos de reciclaje como metales, plásticos y papel- han redactado una carta al gobierno para reforzar este mensaje y pedir un cambio de mentalidad ahora que la crisis de la COVID-19 ha demostrado la naturaleza esencial del reciclaje y de la gestión de residuos en su conjunto.

Después de más de 40 días de cierre, el gobierno español también está tratando de relajar las normas impuestas a las actividades y negocios no esenciales, adoptando una estrategia de reapertura paso a paso similar a la de Italia. Los empleados pueden usar el transporte público si no tienen medios privados para llegar a su lugar de trabajo.

Se ha permitido que todos los servicios esenciales de reciclaje sigan funcionando durante el estado de alarma, pero el negocio ha sido lento. Se han ofrecido a las empresas ayudas financieras en forma de, por ejemplo, subvenciones y moratorias fiscales para ayudar a aliviar los efectos de la crisis.

Se espera que los negocios minoristas vuelvan a abrir el 11 de mayo, siempre y cuando se tomen todas las medidas necesarias para evitar nuevas infecciones. Esto proporcionará a las pequeñas y medianas empresas de reciclaje una fuente de suministro adicional.

Las organizaciones de reciclaje han sido activas en la defensa de los intereses de sus empresas miembros. Por ejemplo, la asociación catalana de reciclaje Gremi de Recuperació ha estado proporcionando actualizaciones legislativas, ayudando a encontrar las mejores opciones para evitar pérdidas y pidiendo a las administraciones que adopten medidas para suavizar el impacto de la crisis, por ejemplo, ofreciendo ventajas fiscales.

En Francia, alrededor del 73% de los centros de reciclado han permanecido abiertos para recibir materiales. Se ha estimado que las pérdidas de facturación de abril en el sector del reciclaje fueron de alrededor del 50%, y se esperan niveles similares para mayo. La caída de los niveles de actividad se sitúa en el 80% para los metales, 30% para el papel y los plásticos, y 10% para el vidrio. El sector del reciclaje de textiles ha experimentado un descenso de las recogidas y se enfrenta a una gran amenaza debido a las limitaciones de las exportaciones.

En lo que respecta específicamente al papel recuperado, se prevé que las fábricas sufran pequeñas carencias en mayo, a pesar de las actividades de recogida y clasificación en curso. En cuanto a los plásticos, el mercado del reciclado se ha visto afectado por la caída del precio del petróleo y la reducción de la demanda.

El Reino Unido está todavía en el bloqueo y sigue habiendo una imagen mixta en el comercio. Alrededor de la mitad de todos los recicladores de metal cerraron bastante rápido; algunos han reabierto una pequeña proporción de sus plantas pero encuentran que el comercio es solo alrededor del 40% de los niveles anteriores a la COVID-19. Algunos todavía están logrando exportar a China.

La Asociación Británica de Reciclaje de Metales (BMRA) confirmó que los recicladores de metales se incluirían en la designación de la industria de los residuos como trabajadores clave, lo que ha permitido a todos sus miembros seguir activos.

Sin embargo, agentes de policía de todo el país han se han dirigido equivocadamente a los comerciantes de metales, en ocasiones solicitándoles que cierren o que los conductores regresen a sus instalaciones. Como resultado, la BMRA escribió al Jefe de Policía de cada una de las 43 fuerzas policiales del Reino Unido, instándolos a asesorar a sus oficiales sobre la clasificación de los recicladores de metal como trabajadores clave.

El Departamento de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales del gobierno británico ya ha emitido una instrucción para la reapertura de los centros de reciclaje y residuos domésticos de las autoridades locales. Sin embargo, estas se resisten debido a la escasez de personal y la falta de equipos de protección. La reapertura podría dar un pequeño impulso a algunos de los grandes recicladores de metales que tienen contratos para recoger los metales domésticos. La BMRA ha propugnado la reapertura de esos centros para contrarrestar el aumento de los vertidos de grandes electrodomésticos y evitar el riesgo de incendio que plantean los pequeños residuos de aparatos eléctricos y electrónicos depositados en los contenedores recogidos en los hogares.

Para abril y mayo, se espera que la caída de los volúmenes en Polonia sea de más del 30% para la chatarra ferrosa, del 50% para los metales no ferrosos y de más del 20% para el papel recuperado. Los paros de producción en las fábricas más afectadas por el virus han provocado una pérdida de negocio; la chatarra de posproducción del problemático sector de la automoción ha sufrido un descenso del 70% en las últimas cuatro semanas.

Dependiendo de quién reciba la chatarra, la producción se mantiene alrededor del 70%. Los precios de las materias primas son estables y el mercado se está recuperando gradualmente. Los pequeños puntos de recogida de chatarra siguen cerrados.

En otros lugares, los Países Bajos han experimentado problemas de logística debido a la escasez de conductores, así como una drástica disminución de los compradores del producto final de los recicladores de plástico. Y de Rusia llegan informes de problemas en la adquisición de chatarra, en particular del sector privado y el público.

Oriente Medio

Los países de Oriente Medio permanecen bloqueados para tratar de controlar la propagación del virus COVID-19. La mayoría de ellos han tenido el suficiente éxito como para que algunos empiecen a suavizar sus restricciones y a reabrir sus economías, entre ellos los Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita y Jordania, donde la gente puede moverse más libremente durante el día y donde todos los sectores industriales y comerciales pueden reanudar sus actividades. Al mismo tiempo, se debe seguir observando el distanciamiento social mientras se reduce la mano de obra permitida en las instalaciones y se aplican estrictos controles de salud y seguridad.

Los recicladores han vuelto a funcionar, pero el flujo de chatarra es inferior al 20% de lo habitual.

Todos los puertos funcionan con normalidad y las exportaciones siguen desplazándose a países que pueden aceptar material. De hecho, el principal problema para los recicladores de Oriente Medio es la situación del mercado clave de la India, donde sigue habiendo un bloqueo y donde las compañías navieras y las estaciones de carga de los contenedores se han negado a cumplir la orden del gobierno indio de proporcionar gratuitamente la sobreestadía y la detención.

La India

Desde la propia India se informa de que los sistemas logísticos y los centros de producción y consumo se han visto gravemente afectados por la pandemia. Los comerciantes, importadores, exportadores, operadores portuarios, compañías navieras y transportistas se enfrentan a enormes dificultades para continuar sus actividades comerciales, habida cuenta de los menores volúmenes de comercio y los problemas de liquidez.

La Asociación de Importadores y Consumidores Interiores (IICA), junto con otros órganos como la Asociación de Reciclaje de Materiales (MRAI) y la Asociación de Reciclaje de Metales No Ferrosos (ANMA), han hecho gestiones muy enérgicas ante los ministerios de finanzas, comercio, transporte marítimo e industria de la India.

El gobierno se mostró comprensivo con las opiniones expresadas y realizó concesiones importantes. Tanto para el transporte a granel como para el transporte en contenedores, se anularon todos los cargos de detención y de demora durante el bloqueo, con un período de gracia de 30 días si fuera necesario. Desafortunadamente, las principales compañías navieras como MSC, CMA CGM, APL, Maersk y Hapag se negaron a renunciar a los costos de detención. Sin embargo, después de una videoconferencia que involucró a todos los interesados el pasado 1 de mayo, el director general de Transporte Marítimo del gobierno ha ordenado a todos a obedecer, pidiendo la exención para el período hasta el 3 de mayo inclusive.

Esto proporcionará un alivio sustancial a los importadores de la India y a los exportadores de todo el mundo que vendan a la India.

One Response to “La industria mundial del reciclaje empieza a notar una tímida reapertura”

  1. Las consecuencias del COVID-19 complican el cumplimiento de las metas europeas para el reciclaje – Aclima, Responder

    […] En el contexto global en el que nos encontramos la actividad de la industria del reciclaje ha disminuido de manera notable. Las limitaciones al transporte de mercancías y el parón de la actividad de otros sectores han afectado negativamente, pero con la progresiva reincorporación laboral y la adaptación a la nueva normalidad se está notando una recuperación de la carga de trabajo. […]

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *