Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

El Bureau of International Recycling publica nuevos datos sobre la situación de la industria mundial del reciclaje ante la pandemia del COVID-19.

Chatarra

En la última de nuestra serie de actualizaciones sobre la respuesta mundial a la pandemia de COVID-19, los embajadores del Bureau of International Recycling (BIR), la federación mundial de industrias del reciclaje, han proporcionado un resumen de las repercusiones del virus en sus respectivos países y regiones, y particularmente en el sector del reciclaje.

La mayoría de los fabricantes de China continental están operando, pero no se dispone de estadísticas que muestren las tasas de producción. Según Xinhua News, el Banco Popular de China -el banco central de la China continental- ha liberado un fondo de 1 billón de dólares para reparar los daños a la economía, de los cuales el 80% se destinará a empresas e industrias. La pregunta, sin embargo, es de dónde vendrá la demanda cuando otros países estén todavía bajo bloqueo.

La exención de la sobreestadía y la detención de buques anunciada por el Ministerio de Transporte Marítimo de la India refleja los grandes esfuerzos del gobierno por apoyar al sector de la importación y la exportación como clave para la supervivencia de las industrias y las empresas. Mientras tanto, se ha declarado un bloqueo en toda la India, con zonas de la ciudad dentro de las cuales no se permite el movimiento. Las condiciones son severas, con cierres en toda la industria y sin movimiento físico de nada que no sean productos esenciales. Los desplazamientos están restringidos únicamente a los que desempeñan funciones esenciales.

Las infecciones aún no han alcanzado su punto máximo en la India, pero el país ya está sufriendo los efectos combinados de un sentimiento de depresión y de los precios negativos del petróleo.

El gobierno de Singapur acaba de anunciar una extensión del bloqueo más allá de la fecha existente del 4 de mayo, hasta el 1 de junio; al mismo tiempo, se están aplicando medidas adicionales desde ahora hasta el 4 de mayo. Singapur también ha puesto en cuarentena a 180.000 trabajadores extranjeros (la mayoría de Malasia), una medida que seguramente tendrá un impacto en la generación, recolección y procesamiento de la chatarra. Otro gran problema es la logística y la búsqueda de vías de envío.

EE.UU.

En los EE.UU., donde cada estado tiene su capacidad para abrir o permanecer cerrado, la industria de la chatarra es esencial y está funcionando. La industria no puede hacer más que adaptarse a la situación regional: las costas occidental y oriental son mucho más sensibles y reactivas a la situación internacional y al movimiento transfronterizo de la chatarra; el centro del país, por su parte, se centra más en los productores nacionales de chatarra y en los consumidores nacionales. La mayor parte del país volverá a evaluar la situación el 1 de mayo.

Alemania

En Europa, Alemania ha dado el primer paso provisional hacia la normalidad abriendo negocios de hasta 800 metros cuadrados. Parece que la producción industrial se está reiniciando en Alemania; las principales empresas de automoción están produciendo coches de pasajeros con una capacidad reducida y el mercado espera que en breve se introduzcan incentivos -como los que se vieron durante la crisis financiera de 2008/09- para impulsar las ventas de coches.

La disponibilidad de chatarra en todo el continente europeo disminuyó considerablemente, pero ha comenzado a mejorar semana tras semana. Los precios del petróleo no están contribuyendo a restablecer la confianza; y hay nerviosismo ante la posibilidad de que aumente la volatilidad en los mercados de materias primas. El aluminio se ha visto afectado por la menor demanda del sector automovilístico y por el hecho de que en marzo se produjeron 5,48 millones de toneladas, principalmente en China, por lo que el Instituto Internacional del Aluminio identifica un aumento del 1,5% en comparación con 2019.

Francia

Francia se encuentra bloqueada desde el 16 de marzo, pero se prevé una relajación gradual de las restricciones para el 11 de mayo, siempre con la prioridad absoluta de proteger la salud pública. La industria del reciclaje ha sido declarada esencial pero, en el caso de los metales, la larga cadena de suministro está muy perturbada y los depósitos de chatarra que todavía están abiertos sólo manejan alrededor del 20% de sus volúmenes habituales. A pesar de la débil demanda de metales en Francia, en el resto de Europa y a nivel internacional, sigue siendo mucho mayor que la oferta de productos secundarios.

Reino Unido

Más de 18.000 personas han muerto por el Coronavirus en el Reino Unido y el bloqueo se ha extendido al menos hasta el 7 de mayo. Con la gestión de residuos clasificada como una industria esencial y el reciclaje incluido dentro de este sector, a las empresas de reciclaje se les permite continuar con su actividad.

Los departamentos gubernamentales apoyan la posición de que a toda persona que participe en la recogida, el procesamiento, el reciclado y la eliminación de residuos, incluida la chatarra, se le permita seguir operando. De hecho, el Secretario de Estado del Departamento de Negocios, Energía y Estrategia Industrial, Alok Sharma, ha enviado una carta agradeciendo a las empresas del sector de los residuos su trabajo en el mantenimiento de la economía del Reino Unido.

La recogida de residuos domésticos municipales continúa, pero los centros de reciclaje de estos residuos están cerrados debido a las preocupaciones por el distanciamiento social. La mayoría de los comerciantes de reciclaje que normalmente aceptaban residuos del público también han cerrado sus puertas. La recogida en fábricas e industrias sigue activa pero con un 30-50% de la facturación normal.

En una declaración de posición normativa que expira el 30 de junio, la Agencia de Medio Ambiente del Reino Unido ha establecido una serie de condiciones que los operadores deben cumplir para no tener que firmar o entregar personalmente copias en papel de las notas de transferencia y depósito de residuos.

Al mismo tiempo, el gobierno ha publicado una guía a medida sobre el distanciamiento social para las empresas del sector de la gestión de residuos. Y en los lugares donde el personal no puede estar a más de dos metros de distancia en todo momento, se aconsejan estrictas medidas de higiene, para lo que se pide a las empresas que proporcionen instalaciones adicionales para lavarse las manos, facilitando jabón, agua y desinfectante.

De acuerdo con las recomendaciones, el personal de las líneas de clasificación y recolección debe realizar una limpieza y desinfección frecuente de los objetos y superficies que se tocan con regularidad, en particular al final y al principio de los turnos.

Ramadán

En el norte de África, el Ramadán comienzó ayer y es un período de consumo pero no de producción. Este año, las industrias de reciclaje de Argelia, Marruecos y Túnez se verán afectadas por la habitual disminución de la chatarra, pero también por las medidas aplicadas para proteger a sus numerosos trabajadores del virus.

Al sur del Sáhara, el impacto del Ramadán en el Senegal, Malí y el Chad será menos importante que en el norte de África. A pesar del virus, la vida no se detiene y el principal problema que afecta a los recicladores es la caída de los precios y la ausencia de compradores internacionales, principalmente de la India.

En cuanto a Oriente Medio, la situación es bastante similar en todos los países del Consejo de Cooperación de los Estados Árabes del Golfo (CCG). Los astilleros están abiertos a quienes puedan permitirse financiar las actividades cotidianas, pero el negocio de la chatarra se ha reducido al 30% de lo normal por varias razones: el sentimiento general es bajo, ya que no es rentable trabajar con toda la mano de obra cuando los volúmenes son tan reducidos; los bajos precios de la Bolsa de Metales de Londres (LME) han deprimido la actividad normal de recogida de chatarra, y la circulación de la financiación por parte de los bancos se ha vuelto muy restringida a menos que las transacciones se realicen en línea, lo que no es una práctica habitual en la industria de la chatarra, donde los pagos en efectivo o con cheque son habituales.

En algunos casos se han ampliado los cierres en las principales ciudades hasta nuevo aviso y se deben obtener por adelantado permisos de desplazamiento.

Las importaciones y exportaciones de Oriente Medio no han cesado, pero los envíos a la India -el principal mercado después de China- no son viables debido a la grave congestión de los puertos de aquel país y a la incertidumbre sobre el tiempo de espera y los costos de detención. Las exportaciones a la India prácticamente se han detenido, mientras que los envíos a China se mantienen en curso, pero con cautela.

Las industrias del cobre y el aluminio siguen operando dentro del ámbito de sus compromisos a largo plazo con sus clientes, pero las entradas de cátodos y chatarra han disminuido considerablemente.

Países como Jordania, por ejemplo, están bloqueados e imponen controles muy estrictos, basados en licencias, a los desplazamientos diarios al trabajo, lo que está paralizando la industria. Incluso las oficinas gubernamentales están cerradas, mientras que el trabajo online no es fácil en diversos países debido a la deficiencia de infraestructuras.

El sentimiento general en Oriente Medio es bajo y las actividades se han atenuado tras la caída del precio del petróleo a niveles históricos por debajo de cero. Esto está causando estragos en los mercados financieros y ejercerá una enorme presión en los presupuestos gubernamentales, lo que a su vez afectará a las infraestructuras y al desarrollo inmobiliario, la principal fuente de suministro de chatarra.

Los gobiernos se centran principalmente en la protección de la salud y la seguridad públicas deteniendo la propagación de la pandemia y atendiendo a las víctimas existentes. El Ramadán proporcionará un cierto respiro y no se prevén cambios significativos durante el próximo mes.

En el Líbano se ha declarado oficialmente un bloqueo hasta finales de abril y la situación oficial se revisará en los próximos días; es muy probable que el bloqueo se amplíe aún más en las principales ciudades. Se han cerrado los depósitos de chatarra; como en otras partes de esta región del mundo, la chatarra no se considera una de las industrias esenciales. Además, los puertos solo están abiertos para las mercancías esenciales. Las actividades comerciales se desaceleran tradicionalmente durante el Ramadán, por lo que, aunque se levantara el bloqueo, los niveles de actividad en el sector del reciclaje solo empezarían a mejorar hacia finales de mayo.

En Bahrein, donde siete personas han muerto a causa de COVID-19 en el momento de redactar el presente informe, el Gobierno está ejerciendo un mayor control cerrando parcialmente los lugares especialmente concurridos. En general, los depósitos de chatarra se cierran ya que entran en la categoría de empresas no esenciales; muchas empresas, tanto locales como internacionales, están cerradas y algunas personas están trabajando desde casa, incluidos funcionarios del gobierno. Las empresas públicas y privadas han sido exoneradas por tres meses de la electricidad, el agua y otros cargos gubernamentales.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *