Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

La industria mundial del reciclaje va recuperando poco a poco su actividad mientras los distintos gobiernos relajan progresivamente las restricciones derivadas de la pandemia del COVID-19. El cash flow es una de las principales preocupaciones del sector, sobre todo en países como India, donde los sectores consumidores de chatarra se han visto gravemente afectados por la crisis.

paulatina recuperación de la industria mundial del reciclaje
El reciclaje de chatarra recupera su actividad progresivamente. Foto: RESIDUOS PROFESIONAL

A lo largo de la pandemia de COVID-19, El Bureau of International Recycling (BIR) ha tratado de trazar el impacto comercial del virus sobre el sector del reciclaje en todo el mundo. Esta última actualización ha sido elaborada con los comentarios proporcionados por los embajadores de BIR en en sus países y regiones.

El 25 de mayo, los nuevos casos de COVID-19 en China ascendieron a 11, el número diario más bajo desde enero de este año. Aunque se requiere un distanciamiento social en las fábricas y oficinas, China está abriendo su mercado de manera constante y las empresas de reciclaje están alcanzando tasas de operación de entre el 30% y el 70%. La frontera con Rusia sigue cerrada; no se ha informado de ninguna interrupción en los envíos de materiales reciclados.

En Hong Kong, los controles sistemáticos que el gobierno ha impuesto a los visitantes al aeropuerto, a las empresas y al público desde finales de enero han llevado a una situación en la que no se ha informado de nuevos casos de COVID-19 y se ha tomado la decisión de abrir negocios a partir del 29 de mayo. Aunque algunos operadores de chatarra están cerrados, la mayoría de los negocios de reciclaje están en funcionamiento; sin embargo, la generación de chatarra ha estado alrededor de un 30-40% por debajo de los niveles normales. Las importaciones y exportaciones a través de todas las líneas marítimas son normales y sin restricciones.

En Taiwán tampoco se han observado nuevos casos de COVID-19 en las últimas tres semanas y el país parece estar funcionando bastante bien. Los procesadores de chatarra están funcionando pero los niveles de negocio han bajado un 30-40%.

Muchos malayos viajan diariamente a Singapur para trabajar en sus industrias. La primera fase de la reapertura segura de Singapur comenzará el 2 de junio, y Malasia extenderá sus restricciones de movimiento y de negocios hasta el 9 de junio. Cualquier trabajador malayo que entre a Singapur debe ponerse en cuarentena durante 14 días en una instalación del gobierno, un requisito que no muchos trabajadores están dispuestos a cumplir. Mientras tanto, la generación de chatarra se describe como mínima.

Todas las miradas están puestas en esta primera fase de reapertura, ya que su eficacia dictará el momento de la segunda fase y más allá. En medio de un optimismo sustancial aunque cauteloso, también hay mucho interés en lo que sucede en Japón, donde el estado de emergencia en Tokio y las otras cuatro áreas restantes fue levantado el 25 de mayo.

Situación más crítica en la India

Muy diferente es la situación en la India, que se describe como «muy crítica», ya que la relajación de las restricciones de cierre ha dado lugar a un aumento de los casos de COVID-19. Aunque se ha reanudado una proporción importante de negocios, las ventas y el flujo de efectivo siguen siendo cuestiones importantes. Muchos operadores dependen del pago de las exportaciones porque no se reciben pagos de la industria local. Los importadores están sufriendo una pesada carga de demoras y detenciones, con informes de que algunas compañías navieras están tardando casi una semana en hacer la entrega pero luego se dirigen a los clientes para cobrar los costos de detención.

En Europa, Alemania está mostrando mucha más confianza con respecto a la situación de COVID-19; el estado de Turingia, por ejemplo, ha anunciado que pondrá fin tanto al uso obligatorio de mascarillas como al límite del número de personas que pueden reunirse en un plazo de dos semanas.

Muchas compañías de seguros e inversiones, así como otras empresas orientadas a los servicios, han observado durante la pandemia que ha sido posible trabajar casi tan productivamente desde casa como desde una oficina. Por lo tanto, las empresas inmobiliarias esperan ahora una caída en la demanda de espacios de oficina en los próximos años, ya que las empresas buscan reducir los costos al permitir que la gente trabaje desde su casa.

La industria automotriz, un sector clave de la economía alemana, ha reanudado la producción de automóviles pero a un nivel bajo hasta ahora, no sólo porque las empresas no quieren arriesgar la salud de sus trabajadores sino también porque se dan cuenta de que la demanda de vehículos nuevos no será tan alta como antes de la pandemia. Alemania está experimentando su mayor disminución de la producción desde la crisis de 2008, y el PIB del país cayó un 2,3% en el primer trimestre de 2020.

Tras casi dos meses de bloqueo en Francia, la vida económica se ha ido reanudando poco a poco desde el 11 de mayo, respetando las exigencias de protección de la salud; se espera que en los próximos días se apliquen nuevas medidas de reapertura. El banco central del país estima que el PIB cayó un 6% en los tres primeros meses del año, lo que supone el peor resultado trimestral de la economía francesa desde 1945. La industria se está recuperando gradualmente y ahora funciona al 60% de su capacidad, pero se teme que las quiebras de empresas provoquen muchas pérdidas de puestos de trabajo. Las perspectivas a corto plazo son sombrías y la incertidumbre es total.

El mercado automovilístico de Francia se desplomó un 88% en abril. Los concesionarios y las fábricas han reabierto, pero las existencias de coches sin vender se acumulan.

En el sector del reciclaje, el suministro de chatarra ferrosa es del 60 al 70% de los niveles vistos antes de que las empresas se cerraran. Las compras al por menor y la chatarra de demolición están en buenos niveles pero hay una falta de nueva chatarra industrial. Los volúmenes entrantes de chatarra no ferrosa son saludables, con ventas satisfactorias registradas principalmente para el cobre, pero no para el aluminio.

Reapertura gradual en Reino Unido

La situación en el Reino Unido está mejorando ligeramente. Se han aflojado las restricciones de cierre y se está animando a volver al trabajo a las personas cuya actividad puede realizarse respetando las directrices de distanciamiento social. Los comercios «no esenciales» volverán a abrir en Inglaterra el 15 de junio, siempre y cuando se cumplan ciertas directrices. Los centros de reciclaje están reabriendo gradualmente pero los volúmenes siguen bajando.

En Oriente Medio, los negocios de reciclaje se reanudarán en general en junio, pero las restricciones impedirán un rápido aumento del impulso; se argumenta que se necesitará un tiempo considerable para que los volúmenes vuelvan a niveles viables. Algunos astilleros optarán por permanecer cerrados ante los muy altos costos de operación y las bajas entradas de material.

Arabia Saudí ha confirmado que su toque de queda se levantará el 21 de junio, y que la actividad se reabrirá gradualmente pero con restricciones. Una reapertura gradual se aplicará también a Kuwait después de mediados de junio. El cierre ha terminado en el Líbano, pero las restricciones a la circulación siguen siendo muy estrictas.

En los Emiratos Árabes Unidos, el proceso de flexibilización de las restricciones comenzó el 24 de abril y se introdujo una nueva relajación el 27 de mayo. Se ha permitido que se reanuden casi todas las actividades comerciales y del sector privado con el 30% de su personal, siempre que se sigan en todo momento precauciones como el distanciamiento social y el uso de mascarillas. Casi todos los depósitos de chatarra están abiertos, pero funcionan a menor capacidad porque la actividad de fabricación, construcción y demolición está sustancialmente por debajo de los niveles anteriores a la pandemia, lo que afecta negativamente a la disponibilidad de material. Las disponibilidades de chatarra son muy reducidas y los volúmenes en todo el país están, en promedio, en torno al 30% de lo habitual; sin embargo, se cree que la última flexibilización de las restricciones puede aumentar la disponibilidad de chatarra. Al declarar que la gestión de los residuos es un servicio esencial, el gobierno de los EAU ha facilitado el movimiento de la chatarra municipal.

Como informó el BIR, el gobierno de los EAU impuso una restricción de cuatro meses a las exportaciones de chatarra ferrosa y papel recuperado con efecto a partir del 15 de mayo. Las fábricas nacionales prevén una reducción de los precios de la chatarra local.

En los EAU se expresa la esperanza de que una relajación gradual del bloqueo en la India pueda contribuir a liberar los contenedores de los puertos congestionados, así como a mejorar el flujo de efectivo.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *