Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

El sector da por descontado que habrá una importante caída del comercio internacional de materiales reciclables como la chatarra, el plástico, el caucho procedente de neumáticos o el textil.

El coronavirus ya afecta a la industria del reciclaje
La pandemia del coronavirus empieza a afectar al comercio internacional de residuos

La industria del reciclaje está empezando a experimentar los efectos de la nueva situación creada por la pandemia del coronavirus, según ha informado el Bureau of International Recycling en un comunicado.En primer lugar en los viajes de trabajo, pues en Europa y Norteamérica, por ejemplo, se está evitando todo viaje innecesario y muchos empresarios y profesionales del sector han respondido a los consejos oficiales trabajando principalmente desde sus casas.

Respecto a la actividad propiamente dicha, si bien el negocio de la chatarra ferrosa sigue siendo estable, las nuevas medidas de cuarentena para las tripulaciones de los buques pueden comenzar a retrasar algunos envíos. En la costa occidental de los Estados Unidos están llegando más buques portacontenedores para recoger contenedores vacíos y devolverlos a Asia, por lo que se prevé una mayor actividad en los puertos de los Estados Unidos en las próximas semanas con los contenedores que regresan de China. La actividad en el puerto de Los Ángeles -el más grande de los Estados Unidos- ha sido muy lenta en las últimas tres semanas y sus horas de operación se han reducido.

En cuanto a la chatarra no ferrosa, la situación ha cambiado muy rápidamente en las últimas semanas. Mientras que China se está recuperando gradualmente, muchos países europeos y estados de EE.UU. están declarando cierres. Dado el colapso de los mercados bursátiles del mundo, el impacto en los mercados de no ferrosos ha sido muy evidente: tanto el cobre como el aluminio han perdido más del 10% de su valor en un período de solo 30 días y el comercio ha estado muy parado.

La actividad comercial también ha disminuido en el sector del acero inoxidable. Hasta la fecha, las empresas de chatarra parecen estar operando casi con normalidad, aunque los proveedores han dejado de hacer negocios con particulares. Aunque las consecuencias exactas de la pandemia son difíciles de predecir, el impacto económico es seguro que será enorme.

Los principales cambios que se han producido hasta la fecha en las empresas de chatarra electrónica son el cambio a gran escala hacia el trabajo a distancia. Sin embargo, se prevé una desaceleración de la actividad comercial en un futuro próximo, especialmente si no se contiene la propagación del virus y se mantienen las restricciones actuales durante un período prolongado.

Previsible caída del mercado de plástico reciclado en Europa

En las últimas semanas, la actividad comercial se ha mantenido en gran medida al mismo nivel para los productores y recicladores de plásticos europeos; los precios han sido estables y la demanda normal. Sin embargo, a partir de la próxima semana se espera una fuerte caída de la demanda como resultado de los cierres aplicados en países como Francia, Italia y España. Una vez más, es imposible calibrar el impacto probable del coronavirus.

En Asia, mientras tanto, China ha reanudado lentamente la producción, pero la eficiencia operativa de las fábricas está todavía lejos de los niveles deseables. La mayoría de sus recicladores han experimentado graves problemas de liquidez y la caída de los precios del petróleo también está creando un efecto dominó negativo al fomentar una actitud de compra barata que no ayudará a la recuperación.

También en el sector de los neumáticos, las perspectivas para Europa en las próximas semanas están sumidas en la incertidumbre, mientras que los precios en Asia se ven gravemente afectados por los bajos precios del petróleo.

Concretamente, en lo que respecta al caucho, no ha habido hasta ahora ningún impacto en cuanto a la oferta de Europa y la demanda de Asia, pero esta situación puede cambiar en las próximas semanas, sobre todo porque muchos países europeos están cerrando sus fronteras y las plantas de automoción están empezando a cerrar.

Contenedores bloqueados

La información recibida de los recicladores de textiles sugiere que se está pidiendo a las empresas que paguen más por el envío de contenedores, y las empresas de flete mencionan el problema de la disponibilidad, ya que muchos contenedores están atascados en el sistema, antes en lugares como China, pero cada vez más en otras partes del mundo también.

A medida que más países se encierran y restringen el movimiento de sus ciudadanos, la disponibilidad de personal podría convertirse en un problema mayor para los recicladores de textiles. Si bien el trabajo de oficina puede realizarse principalmente en casa y las reuniones pueden celebrarse en línea, no existe una opción remota para vaciar los contenedores de recogida de ropa, conducir camiones, prestar servicios a las tiendas de beneficencia (que pueden o no estar abiertas) o clasificar la ropa.

Dado que los asesores científicos plantean opiniones contradictorias en ciertos casos, algunos temen que la mayor amenaza para los negocios pueda ser la percepción de una falta de comprensión, liderazgo y firmeza en la toma de decisiones ante esta crisis provocada por el coronavirus COVID-19.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *