Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

La industria europea del reciclaje quiere que se garantice su actividad y la seguridad de sus trabajadores, dado su carácter estratégico para el suministro de materias primas secundarias esenciales para otras industrias.

Los gestores de residuos europeos s ereivindican ante la crisis del coronavirus
Los gestores de residuos son un sector estratégico para la economía y también para la salud. Foto: RESIDUOS PROFESIONAL

La Confederación Europea de Industrias de Reciclaje, EuRIC, ha pedido a la Unión Europea y a las autoridades competentes de los Estados miembros y del Reino Unido, Noruega y Suiza que reconozcan el papel esencial de la industria de la gestión y el reciclaje de residuos para proteger la salud humana y el medio ambiente. Igualmente, destaca su importancia estratégica para la economía europea como proveedora de materias primas secundarias, fundamentales para otras industrias, algunas de las cuales participan directamente en la lucha contra la pandemia de COVID-19. Por ello, EuRIC ha pedido que se tomen algunas medidas importantes en relación con su actividad.

La primera pasa por la seguridad de los trabajadores y la continuación del trabajo en la gestión de los residuos y las actividades de reciclaje (incluido el transporte). Dado que la gestión de los residuos y el reciclaje son esenciales para la sociedad y la economía, en la actual situación de crisis, «EuRIC pide a las autoridades competentes que garanticen que los trabajadores que participan en la recogida, el transporte y el tratamiento de los residuos -ya sean domésticos, comerciales o industriales-, dispongan de suficientes equipos de protección individual (EPI), de conformidad con las medidas de seguridad nacionales y europeas, así como que se beneficien de cualquier sistema (por ejemplo, de guardería) que les facilite llevar a cabo adecuadamente sus actividades», recoge un comunicado de la confederación.

Ante la caída de la demanda, los gestores de residuos reclaman también que se les conceda más capacidad de almacenamiento

«En las circunstancias actuales -añade-, también puede ser necesario un horario de trabajo más flexible, incluidos los domingos, para que algunos operadores puedan seguir operando».

Por otro lado, EuRIC recuerda que la industria del reciclado proporciona materias primas estratégicas para el funcionamiento de varias industrias europeas de transformación, derivadas de los metales, el papel, los plásticos, los residuos electrónicos, los vehículos fuera de uso, los neumáticos o el reciclado de textiles. Por ello pide a la Comisión Europea «que elabore una lista de sectores estratégicos y críticos en toda la UE y que incluya en ella a la industria de la gestión y el reciclado de residuos».

Proteger el movimiento transfronterizo de residuos

La confederación europea del reciclaje pide además que se deroguen ciertas normas que se aplican en situaciones normales, como las que tienen que ver con aspectos como la logística y el comercio. «Las materias primas secundarias son productos básicos que compiten a nivel mundial. La demanda de estos materiales deberá poder alimentar las instalaciones de producción europeas (fundiciones, acerías, fábricas de papel, transformadores de plástico, etc.) que todavía están en funcionamiento, de ahí la necesidad absoluta de proteger el movimiento transfronterizo de materias primas secundarias, ya estén clasificadas como residuos o como productos«.

Igualmente, reclaman cierta laxitud en materia de almacenamiento. En los países de la UE más afectados por el COVID-19, las instalaciones de producción están cerrando (por ejemplo, la industria siderúrgica en Italia), lo que ha dado lugar a una fuerte disminución de la demanda. Los gestores de residuos piden por ello que se concedan «excepciones que permitan aumentar la capacidad de almacenamiento más allá de lo que normalmente permiten las normas europeas o nacionales, a fin de mitigar los efectos negativos en la recogida y el tratamiento de los residuos».

Participar de las ayudas estatales

La industria europea del reciclaje es, por naturaleza, intensiva en empleo, si bien ha experimentado un período turbulento en los dos últimos años y algunas corrientes, como el papel recuperado, ya se encontraban en una situación de crisis económica antes del estallido del Covid-19 en Europa. Una parte importante de las empresas de reciclaje, que dependen de la demanda nacional, europea y mundial, se enfrentan actualmente a considerables problemas económicos y de concesión de licencias que provocan cuellos de botella de liquidez que pueden convertirse rápidamente en una amenaza existencial, en particular para las pequeñas y medianas empresas.

Por consiguiente, el sector de la gestión y el reciclado de desechos «debería poder optar a ayudas estatales e incluirse en cualquier lista de conformidad con la ley que se elabore a tal efecto, incluidos los planes de apoyo a las empresas con dificultades financieras, como las exenciones fiscales temporales y otras medidas que den lugar a un alivio financiero», concluye el comunicado.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *