El Bureau of International Recycling (BIR) ha recopilado algunos comentarios sobre el impacto del coronavirus en el comercio mundial de residuos.

El coronavirus no afecta demasiado, hasta el momento, a la industria mundial del reciclaje

Las operaciones de comercio internacional de chatarra parecen no haberse visto afectadas hasta ahora por la propagación del coronavirus (COVID-19), según los máximos representantes de las diversas divisiones y comités de productos básicos de la organización mundial de reciclado BIR.

Desde el punto de vista de los metales no ferrosos, el comercio con los mercados asiáticos se redujo en febrero, pero no se ha producido ninguna perturbación importante de los movimientos de material. En el lado positivo, algunas provincias chinas se están reabriendo gradualmente; sin embargo, los trabajadores migrantes todavía no han podido regresar a sus puestos debido a los controles fronterizos provinciales.

En la frontera entre los Estados Unidos y México no se ha observado ningún efecto en la disponibilidad y la demanda de chatarra no ferrosa; ni siquiera los envíos a Asia se han visto afectados. En cuanto a los metales procedentes de Asia, se han producido algunos retrasos menores debido a que las compañías navieras han alterado sus horarios de navegación en respuesta a algunas alteraciones portuarias que se afirma que están relacionadas con el coronavirus. No obstante, algunas fábricas están empezando a informar de una desaceleración de sus actividades debido a la escasez de piezas y componentes que normalmente se obtendrían de China. Aún está por verse en qué medida esto podría afectar a la generación de chatarra y a la demanda.

Algunos vendedores de chatarra ferrosa sí han encontrado problemas con los contenedores, y ahora hay más restricciones para los envíos en buques graneleros en lo que respecta a los certificados sanitarios de 14 días antes de que un buque pueda atracar. En cuanto a la chatarra electrónica, hasta la fecha no se ha informado de ningún problema en cuanto al virus que afecte al comercio o a la carga de los buques. Sin embargo, los viajes de negocios -para reuniones con proveedores y clientes, etc.- se han suspendido en muchos casos.

En Europa, la industria del plástico sólo ha experimentado unos pocos problemas relacionados con el coronavirus, pero es cierto que el mercado está viendo cada vez más incertidumbre. Ya se han cancelado muchas ferias y otros eventos y la situación empeorará si las empresas se ven obligadas a cerrar sus puertas debido a las infecciones.

El sector del reciclaje de neumáticos y caucho también informa de la reapertura gradual de China, al tiempo que destaca que la logística interior sigue estando muy afectada por el virus. Como nota positiva, la mayoría de los contenedores que antes estaban atascados se han beneficiado de la exención de los cargos por demora y detención. Los clientes tardan mucho en hacer nuevos pedidos en China, mientras que la situación en el sur y el sudeste de Asia es más o menos normal. En Europa, mientras tanto, la oferta y la demanda de plásticos o caucho no se han visto realmente afectadas hasta ahora.

Si bien hasta la fecha no se ha informado de ninguna repercusión en la industria del reciclado de textiles, los participantes en el mercado temen que los volúmenes de recogida disminuyan si la situación no mejora. Además, existe el riesgo de que disminuya la demanda de África y otros mercados. En cualquier caso, el BIR asegura que seguirá vigilando la situación con respecto al virus y alertará a los miembros sobre cualquier información específicamente pertinente a sus operaciones.

Fuente:
Bureau of International Recycling

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *