Save pagePDF pageEmail pagePrint page

Si en el 2013 contaba con un 32% de recogida selectiva total, en los primeros días de implantación del sistema Puerta a Puerta ha aumentado hasta el 80%, pasando a ser la comarca con mayor índice de recolección separada de residuos de toda Catalunya.

El Puerta a Puerta ha permitido mejorar sensiblemente la recogida selectiva en la comarca del Pallars Sobirà
Cubos para la recogida de residuos Puerta a Puerta

El servicio de recogida selectiva Puerta a Puerta (PaP) en la comarca del Pallars Sobirà (Lleida) se puso en funcionamiento el pasado 18 de marzo en los núcleos de la Vall de Cardós y, paulatinamente, se ha ido extendiendo por la comarca, hasta un total de 24 núcleos.

Este tipo de recolección se convierte en un eficaz sistema a la hora de conseguir unos altos porcentajes de recogida selectiva, incrementando de forma notable la cantidad y la calidad de residuos que se destinan a reciclaje. Además, el volumen de basura que finalmente acaba en el vertedero es muy inferior. Este hecho permite contener el gasto económico de la gestión de residuos y reducir su impacto ambiental de los residuos.

Según destacan los responsables de la iniciativa, con este sistema se retiran los contenedores de la calle y se acerca el punto de entrega de residuos a los usuarios, de manera que se facilita la participación ciudadana, se evitan los malos olores y la suciedad y se gana espacio público. Además, se han creado seis nuevos puestos de trabajo en la comarca, tanto en la propia recogida como en la coordinación de la misma.

El Pallars Sobirà se sitúa al frente de las comarcas catalanas en recogida selectiva, con el mayor índice de recuperación de materiales

Como muestran los primeros resultados, si en 2013 la comarca contaba con un 32% de recogida selectiva total, este valor se ha incrementado con el nuevo modelo hasta más del 80% sumando los resultados de la recogida Puerta a Puerta y los materiales llevados al punto verde (considerando únicamente los núcleos PaP). Estos datos sitúan al Pallars Sobirà al frente de las comarcas catalanas en recogida selectiva de residuos, con el mayor índice de recuperación de materiales, a la altura de otras zonas de Europa líderes en gestión de residuos.

Planta de compostaje

El aumento no es únicamente cuantitativo sino también cualitativo. Los materiales están mejor seleccionados, lo que permite mejorar el proceso de reciclaje y aprovechar de forma más eficiente los productos obtenidos, dándoles valor comercial. En el caso de la materia orgánica, por ejemplo, es importante que esté muy bien separada para conseguir un compost de calidad que pueda ser aplicado incluso en agricultura ecológica.

En este sentido, el proyecto incluye la construcción de una nueva planta de compostaje en Sort –cuuya puesta en funcionamiento se prevé para finales de este año– que permitirá tratar la fracción orgánica recogida en la propia comarca, con menor coste económico y de transporte. La construcción de esta planta se enmarca dentro del proyecto europeo SCOW que lidera la Agencia de Ecología Urbana de Barcelona y que cuenta con el respaldo de la Agencia de Residuos de Catalunya y el Consell Comarcal del Pallars Sobirà. Este proyecto tiene el objetivo de fomentar la recogida selectiva y el tratamiento de la materia orgánica de los residuos municipales a bajo coste y alta calidad en zonas turísticas aisladas.

Ya son 124 los municipios de Catalunya que hacen recogida Puerta a Puerta de todas o algunas de las fracciones de residuos

El hecho de reducir la cantidad de resto generado destinado al vertedero de Fígols de Tremp e implantar la recogida de materia orgánica, que se tratará en una planta propia, permitirá que el Pallars Sobirà pase a ser prácticamente autosuficiente en materia de gestión de residuos y minimice la dependencia de otras instalaciones, como el vertedero. Este hecho, siempre que se mantengan los resultados de recogida selectiva, permite estabilizar los costes, es decir, la tasa de basuras que pagan los ciudadanos.

Para la implantación del servicio, se ha contado con la importante colaboración de la ciudadanía y los establecimientos comerciales. La recogida Puerta a Puerta les ha supuesto un cambio de hábitos a la hora de gestionar sus residuos y han respondido de manera muy positiva, tal y como demuestran los datos, conscientes de que las ganancias del servicio superan las pequeñas molestias o preocupaciones que, al principio, pueden aparecer.

Aunque se produjeron algunas incidencias de servicio durante los primeros días debido a reticencias y miedos de algunos usuarios ante el nuevo sistema, los resultados de recogida son muy elevados.

Con el Pallars, ya son 124 los municipios de Catalunya que hacen recogida Puerta a Puerta de todas o algunas de las fracciones de residuos.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *