Save pagePDF pageEmail pagePrint page

La instalación tratará la fracción orgánica de los residuos urbanos recogida en la comarca del Pallars Sobirà (Lleida) para convertirla en compost de alta calidad que será utilizado en campos, huertos y jardines.

Nueva planta de compostaje de Sort
Vista parcial de la nueva planta de compostaje de Sort

Los residuos orgánicos recogidos en la comarca del Pallars Sobirà serán tratados a partir de ahora en la nueva planta de compostaje de Sort, integrada en las instalaciones del punto limpio (deixalleria) y la planta de transferencia.

La obra se enmarca dentro del proyecto europeo SCOW («Selective Collection of the Organic Waste in tourist areas and valorisation in small-scale composting plants»), financiado por el programa ENPI CBC MED, que lidera la Agencia de Ecología Urbana de Barcelona, y ha contado con el apoyo del Consell Comarcal del Pallars Sobirà y de la Agencia de Residuos de Catalunya. La nueva instalación recibirá hasta 750 toneladas al año de fracción orgánica de residuos urbanos para su compostaje.

La inauguración de la planta tuvo lugar ayer por la tarde, a cargo de Josep Maria Tost, director de la Agencia de Residuos de Catalunya; junto con Rosa Expósito, coordinadora de la Oficina de enlace con el Programa ENPI CBC MED; Llàtzer Sibís, presidente del Consell Comarcal del Pallars Sobirà, y Salvador Rueda, director de la Agencia de Ecología Urbana de Barcelona.

La planta de compostaje recibirá la fracción orgánica que los ciudadanos de la comarca han estado seleccionando en sus casas y depositando en bolsas compostables desde que el pasado mes de marzo se empezara a implementar el nuevo modelo de recogida selectiva de residuos puerta a puerta (PaP).

Este tipo de recogida es el que garantiza la suficiente «pureza» del residuo como para que, disponiendo de una planta sencilla y de bajo coste, se pueda obtener un compost de mucha calidad que se utilizará en los campos, huertos y jardines del Pallars Sobirà, completándose así el ciclo de la materia.

La correcta selección en origen es esencial en el caso de la materia orgánica, pues de ello depende la calidad del compost obtenido

El objetivo del proyecto SCOW es, precisamente, fomentar la recogida selectiva y el tratamiento de la materia orgánica de los residuos municipales a bajo coste y alta calidad en zonas turísticas aisladas.

Recogida puerta a puerta

El servicio de recogida selectiva puerta a puerta se inició en los municipios del Valle de Cardós y poco a poco se fueron añadiendo los diferentes núcleos de fondo de valle, hasta un total de 24, siendo la Guingueta d’Àneu, Escaló y Espot los últimos en adherirse al servicio.

El PaP incluye las cinco fracciones de residuos: vidrio, envases, papel y cartón, orgánica y resto; y ha contado con la necesaria colaboración de los vecinos y vecinas de la comarca, que han tenido que incorporar nuevos hábitos en su vida cotidiana en cuanto a la gestión de residuos.

Con la recogida selectiva PaP se ha reducido la cantidad de resto generada que va a parar al vertedero de Fígols de Tremp. Este hecho, junto con la implantación de la recogida de materia orgánica que ahora se tratará en la nueva planta, permite al Pallars Sobirà pasar a ser prácticamente autosuficiente en materia de gestión de residuos. Y si se consolidan los resultados actuales, se convertirá en la comarca catalana líder en recogida selectiva.

Nueva planta de compostaje de Sort
La planta recibirá hasta 750 toneladas al año de fracción orgánica para su compostaje

Recogida del 80%

Meses después de la implantación del nuevo modelo de recogida de residuos en la comarca, los responsables de la iniciativa califican la experiencia de exitosa, tanto a nivel cuantitativo como cualitativo. Si en el año 2014 la recogida selectiva total en el Pallars Sobirà suponía un 30%, en la actualidad, gracias al nuevo modelo, esta aumenta a más del 80%, sumando los resultados de la recogida puerta a puerta y los materiales llevados directamente al punto limpio (considerando únicamente los núcleos PaP).

De esta manera, el volumen de basura que ahora acaba en el vertedero es mucho menor, lo que reduce el gasto económico de la gestión de residuos así como su impacto ambiental.

Con los del Pallars Sobirà ya son 124 los municipios de Catalunya que hacen recogida puerta a puerta de todas o algunas de las fracciones de residuos.

Compost de alta calidad

Este tipo de recogida resulta muy eficaz a nivel cualitativo, porque los materiales están muy bien seleccionados en origen y eso hace que tengan un alto valor comercial. Esto es especialmente importante en el caso de la fracción orgánica, porque una buena selección de esta permite que el compost obtenido sea de alta calidad y pueda ser utilizado también en cultivos ecológicos.

Según destacan desde la Agencia de Ecología Urbana de Barcelona, con este sistema se retiran los contenedores de las calles y se acerca el punto de entrega de los residuos a los usuarios, de manera que se facilita la participación ciudadana, se evitan los malos olores y la suciedad y se gana espacio público, lo cual contribuye a mejorar la imagen de la comarca.

Además, en el caso del Pallars Sobirà, se han creado seis nuevos puestos de trabajo en la comarca, tanto en la propia recogida como en la coordinación de la misma.

El acto de inauguración se completó con una visita a las instalaciones de la planta, en la que se explicó con detalle el proceso que convierte la fracción orgánica en compost. Por la mañana, en la Oficina Comarcal de Turismo del Pallars Sobirà, en Sort, se había celebrado una jornada técnica en la que se debatió sobre el modelo de recogida selectiva puerta a puerta, sus ventajas y desafíos, y se pudieron conocer de primera mano las experiencias en este campo de otros lugares de Europa.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *