La compañía instalará en su planta de Cantabria una nueva caldera que usará como biocombustible la cascarilla resultante del proceso de torrefacción del cacao.

Valorización energética de residuos de producción de cacao

Con el objetivo de conseguir cero emisiones netas de gases de efecto invernadero en 2050 e impulsar la energía verde, Nestlé España, en colaboración con la empresa de servicios energéticos Bioenergy Ibérica, instalará una caldera de biomasa en su fábrica de chocolates ubicada en La Penilla de Cayón (Cantabria).

La nueva caldera utilizará la cascarilla resultante del proceso de torrefacción del cacao como materia prima para la obtención de vapor. De esta manera y debido a su enorme poder calorífico, la cascarilla de cacao se valorizará energéticamente como biocombustible. Como resultado, se impulsará la economía circular dentro de la factoría, ya que dicho vapor se utilizará de nuevo en el proceso de tostado del cacao.

La caldera, que se prevé que entre en funcionamiento en el primer semestre de 2022, generará cerca de 12.500 toneladas de vapor al año, lo que supondrá el 10% del vapor total producido. Además, comportará reducir en casi 2.500 toneladas las emisiones de CO2 que se producen anualmente tanto de forma directa como indirecta en la factoría.

La factoría cántabra de Nestlé también se considera “cero residuos a vertedero”, al minimizar la generación de los mismos y fomentar su reutilización, reciclaje o valorización.

Además, en diez años, este centro de producción ha disminuido en más de un 83% el uso de agua, en más de un 16% el consumo de energía y en casi un 8% las emisiones en kilogramos de CO2 por tonelada producida.

 

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *