Save pagePDF pageEmail pagePrint page

A punto de concluir, el proyecto europeo MARLISCO ha generado un conjunto de herramientas muy valiosas con las que dar a conocer el problema de la basura marina y fomentar medidas eficaces para solucionarlo.

Concluye el proyecto MARLISCO con propuestas contra la basura marina
El proyecto MARLISCO ha identificado las principales fuentes de basura marina. Foto: Bo Eide (cc)

El proyecto europeo MARLISCO está al frente de la lucha contra la contaminación marina y de la búsqueda de soluciones. La comunidad científica se esfuerza por conocer mejor la situación de la basura marina, pero no cabe duda de que la única solución viable hoy en día para evitar que millones de toneladas de plástico acaben en los océanos cada año es impedir que lleguen a él. Para lograrlo es necesario aumentar la concienciación ciudadana y prestar apoyo a las iniciativas locales, nacionales y regionales.

El proyecto celebró su última reunión el mes pasado en Roma (Italia). Este evento sirvió para repasar las iniciativas llevadas a cabo en los últimos tres años.

En MARLISCO se estudiaron posibles soluciones a la basura marina. Tras una evaluación exhaustiva de debilidades y fortalezas, se identificaron 73 buenas prácticas con las que reducir la cantidad de residuos en los mares europeos. Entre ellas cabe destacar la limpieza de playas, programas de devolución de botellas de plástico, campañas destinadas a reducir la distribución gratuita de bolsas de plástico, iniciativas para que los pescadores recojan el plástico atrapado en sus redes y guías para reducir la generación de residuos.

Antes de que finalice el proyecto, en mayo de 2015, se utilizará la información recabada para redactar un documento de referencia sobre los problemas, los procesos y las soluciones relacionados con la basura marina así como recomendaciones sobre la comunicación con los agentes interesados.

Preocupación de los europeos

El equipo de MARLISCO ha demostrado en estos tres años del proyecto que a los ciudadanos europeos les preocupa la basura marina y que están dispuestos a solucionar el problema. El equipo organizó un concurso de vídeos en el que participaron 2.123 jóvenes y 118 colegios de toda Europa. Celebró además foros nacionales, cursos para educadores y una consulta pública en dos rondas sobre las opiniones y las actitudes en torno a la basura marina. Todas estas iniciativas mostraron el enorme interés de los europeos al respecto.

Los responsables del proyecto también confían en publicar en breve otros productos de su trabajo. Uno de ellos es un documental web con el que se espera informar de un modo interactivo a la población sobre las fuentes de basura marina, así como sus consecuencias y las posibles soluciones.

También se espera publicar un juego titulado “Sea dream team”, que ofrecerá la oportunidad de elegir entre ocho personajes distintos (desde un pescador hasta un apasionado de la playa) que transmitirán su punto de vista sobre las consecuencias de la basura marina.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *