Entender a dónde van los desechos marinos una vez que están en el océano es una parte importante para comprender el problema y ayudar a los países y a la comunidad internacional a desarrollar planes para abordarlo.

Así viaja la basura marina por los océanos
Captura de pantalla de la herramienta virtual de la FSU para rastrear la basura marina. Las líneas de colores muestran el recorrido de los residuos en el los océanos.

En un esfuerzo por luchar contra los millones de toneladas de residuos marinos que flotan en el océano, investigadores de la Universidad Estatal de Florida (FSU), en EE.UU., han desarrollado una nueva herramienta virtual para rastrear estos desechos. Su trabajo, publicado en Frontiers in Marine Science, contribuirá a dar respuestas para ayudar a controlar y tratar el problema de la basura marina.

«Los residuos marinos se encuentran en todo el mundo, y no entendemos completamente su impacto en el ecosistema oceánico o en la salud humana«, dice Eric Chassignet, director del Centro de Estudios de Predicción Oceánica-Atmosférica (COAPS) de la FSU y autor principal del artículo. «Por eso es importante aprender más sobre este problema y desarrollar formas eficaces de mitigarlo».

La basura marina es un gran problema para los océanos. Los animales pueden enredarse entre los residuos y se han encontrado diminutos trozos de plástico en el interior de peces, tortugas y aves, basura que bloquea los tractos digestivos y altera su comportamiento alimentario, alterando el crecimiento y la reproducción. La mayor parte de esos desechos marinos son residuos plásticos mal gestionados, lo que es especialmente preocupante porque los plásticos permanecen en el océano durante mucho tiempo.

Entender a dónde van los desechos marinos una vez que están en el océano es una parte importante para comprender el problema y ayudar a los países y a la comunidad internacional a desarrollar planes para abordarlo. Las Naciones Unidas, que han financiado este trabajo, intentan mitigar el impacto de los residuos plásticos mal gestionados, y este trabajo puede servir de base para sus políticas y normativas.

Por ejemplo, en el caso del denominado Gran Parche de Basura del Pacífico -un enorme cúmulo de residuos marinos en el Océano Pacífico-, el seguimiento de la basura marina ayudará a responder a las preguntas sobre si está creciendo y sobre la cantidad de plástico que se descompone o se hunde en el fondo del océano. La herramienta virtual también muestra cómo están conectados los países de todo el mundo.

«Saber adónde van a parar los desechos marinos liberados en el océano por un país determinado y el origen de los residuos encontrados en el litoral de un país concreto son datos importantes para los responsables políticos», afirma Chassignet, ya que puede ayudarles a «determinar dónde deben centrar sus esfuerzos para hacer frente a este problema».

La herramienta de seguimiento utiliza los datos de los residuos plásticos mal gestionados en todo el mundo como entradas para su modelo. El modelo utiliza datos sobre las corrientes oceánicas y aéreas para rastrear los desechos marinos desde 2010. En su sitio web se puede ver cómo se arremolinan las líneas de colores en los océanos. Parece bonito, hasta que te das cuenta de que está rastreando la basura.

Los investigadores del COAPS utilizan sofisticados modelos oceánicos para cartografiar el océano y predecir las corrientes oceánicas que ayudan a los científicos a entender por dónde es probable que viajen y terminen su viaje los residuos marinos liberados en el océano.

«Si se tienen datos de los últimos 20 años, se puede hacer mucho en términos de modelización y simulaciones», concluye Chassignet.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *