Save pagePDF pageEmail pagePrint page

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente espera tener a finales de este año una evaluación del desperdicio de alimentos en España, con el objetivo de identificar los eslabones de la cadena en los que se producen las pérdidas y actuar sobre ellos.

Envifood Meeting Point aborda el desperdicio de alimentos
José María Álvarez del Manzano, Federico Ramos de Armas y Horacio González Alemán, durante la clausura del congreso

El desperdicio de alimentos supone un uso ineficiente de recursos, agua y energía desde el punto de vista medioambiental. Desde hace años, y en línea con su objetivo de avanzar hacia una industria de alimentación y bebidas más sostenible, el sector tiene entre sus prioridades la eficiencia en el uso de recursos, ya que un exceso de producción o pérdidas durante el procesado va contra la viabilidad económica de cualquier empresa.

Por lo tanto, la reducción del desperdicio de alimentos es primordial para la industria alimentaria por una cuestión de gestión empresarial eficiente y por sus consecuencias sociales y ambientales.

En esa línea, Fernando Burgaz, director general de la Industria Alimentaria del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, afirmó durante la celebración de ENVIFOOD Meeting Point la pasada semana que “en situaciones especialmente complicadas como las actuales, con una crisis económica como la que pasamos, que se destruyan alimentos en nuestro país es muy grave. No sólo desde el punto de vista medioambiental, ni desde el económico sino desde el punto de vista ético. Estamos obligados a actuar”.

Burgaz hacía hincapié en el hecho de que “no existe un instrumento de medida que nos permita conocer en qué escalón se produce el desperdicio. El objetivo del ministerio es poder presentar una evaluación en España antes de final de año”.

Cada vez que desperdiciamos alimentos estamos desperdiciando todos los recursos que se han utilizado en producirlos

La Unión Europea ha fijado como objetivo para el año 2020 reducir en un 50% la eliminación de residuos alimenticios comestibles en el conjunto de países miembro. Para lograrlo, la industria de alimentación y bebidas participa activamente en la estrategia nacional promovida por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente “Más alimento, menos desperdicio” que explicó la subdirectora general de Estructura de la Cadena Alimentaria, Esther Valverde.

Valverde señaló que es necesario aunar esfuerzos en la mejora de la eficiencia de toda la cadena para tener una visión amplia del conjunto, ya que “cada vez que desperdiciamos alimentos estamos desperdiciando todos los recursos que se han utilizado en producirlos”.

También en el ámbito nacional, FIAB y las empresas del sector alimentario son parte activa de la iniciativa “La alimentación no tiene desperdicio, aprovéchala”, coordinada por la asociación AECOC. Su responsable, David Esteller, apuntó que “de los productos que se ponen a la venta hay un 2,42% que no pueden llegarse a vender. Queremos aumentar la mitad que se dona de la parte apta para el consumo humano”.

Las empresas de alimentación y bebidas también desarrollan proyectos propios en esta línea, como guías con consejos para reducir el desperdicio orientadas al consumidor.

El primer paso para reducir el desperdicio es la prevención, mediante una mejor planificación de la producción de alimentos

En el ámbito europeo, FoodDrinkEurope, organización que representa a la industria de alimentación y bebidas en el conjunto de la Unión Europea, ha promovido una declaración conjunta con el resto de agentes de la cadena alimentaria por el que se comprometen a prevenir los desperdicios de alimentos, promover un enfoque de ciclo de vida para reducirlos y proveer de soluciones e iniciativas en esta área a nivel europeo, nacional y global.

Pascal Gréverath, presidente de la Comisión de Sostenibilidad Ambiental de FoodDrinkEurope, aseguró que “el primer paso es la prevención, mediante una mejor planificación de la producción de alimentos”.

El punto de vista de los consumidores lo dio Carmen Redondo, responsable del Área de Consumo de HISPACOOP, que explicó que “los consumidores no saben la cantidad de alimentos que están desperdiciando, no son conscientes de que existe un problema, por eso hay que mejorar la información”.

Andrés Pascual, director de Medio Ambiente del centro tecnológico AINIA, aseguró que “la innovación como instrumento para luchar contra el desperdicio de alimentos es un elemento esencial”.

La clausura del congreso corrió a cargo del director general de FIAB, Horacio González Alemán; el presidente de la Junta Rectora de IFEMA, José María Álvarez del Manzano, y el secretario de Estado de Medio Ambiente, Federico Ramos de Armas.

González Alemán, destacó que “ENVIFOOD Meeting Point nos ha permitido orientar nuestra agenda a la sostenibilidad medioambiental”.

Federico Ramos de Armas, señaló, por su parte, que “sólo con un sector detrás que nos pida nuevas políticas medioambientales podremos progresar, y no vamos a avanzar nada en esta materia sin las empresas”; y añadió: “quien conserva gana y esta conservación es de todos: administraciones, sector público y privado”.

Eficiencia energética en la industria de alimentación y bebidas

En los últimos años la industria alimentaria ha realizado avances significativos respecto al consumo de energía y el uso de energías más limpias. Según datos del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), en el período 2002-2011, el sector consiguió reducir su intensidad energética en un 46%.

En la cuarta sesión del congreso “Alimentamos un futuro sostenible: Retos Medioambientales de la Industria Alimentaria a 2020”, se analizaron formas de mejora de la eficiencia energética, uno de los factores clave para conseguir mantener la competitividad industrial y mejorar la sostenibilidad del medio ambiente.

La sesión, que tuvo lugar durante la tarde del pasado jueves, fue inaugurada por Enrique Borrell, jefe del Departamento de Industria del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDEA), quien aprovechó este foro para presentar el Fondo de Cartera FIDAE. Su propósito es “financiar proyectos de desarrollo urbano sostenible que mejoren la eficiencia energética y/o utilicen las energías renovables”.

Manuel Cadenas, director del mercado de alimentación y bebidas de Siemens, expuso los fundamentos de la gestión de la energía y las herramientas que ofrece la compañía para su implementación.

Cofely España y Gas Natural también ofrecieron a la audiencia una muestra de sus soluciones energéticas. La primera se centró en el modelo de negocio basado en la externalización de las utilities, de manera que “el cliente ahora cuente con un socio tecnológico para la gestión energética que le ofrece no sólo una reducción de consumos y optimización de costes, sino también compromiso y garantía total”. Por su parte, el gerente de cuentas nacionales de Gas Natural Distribución, Enrique García, habló de los sistemas de alta eficiencia con gas natural, “una fuente de energía considerada factor clave de la competitividad porque consigue los máximos rendimientos, es el más económico, dispone de tecnologías de muy alta eficiencia y emite menos emisiones”.

Todos los aspectos analizados en ENVIFOOD Meeting Point inciden en el objetivo último del Marco Estratégico para la Industria de Alimentación y Bebidas: mejorar la calidad de vida actual y futura de los ciudadanos a través de la alimentación, construyendo un sector industrial seguro, saludable y sostenible económica, social y medioambientalmente.

Foto portada:
Just.Emma en Flickr (cc)

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *