Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

El documento recoge, entre otras cuestiones, la implantación de la recogida selectiva de materia orgánica en toda la isla y la prohibición de la entrada de residuos procedentes de fuera de Baleares.

Aprobado el plan de residuos no peligrosos de Mallorca
El nuevo plan regula la gestión de los residuos no peligrosos de Mallorca. Foto: RESIDUOS PROFESIONAL

El Pleno del Consell de Mallorca aprobó la semana pasada el Plan Director Sectorial de Residuos no peligrosos de Mallorca (PDSR), que tiene como principal objetivo afrontar la recogida de la materia orgánica en toda la isla con garantías. Además, cabe destacar que con la aprobación definitiva de este Plan, la institución insular evita las posibles multas europeas en cuanto al planeamiento de la gestión de residuos.

Este plan se redactó a partir de un proceso participativo que se llevó a cabo durante 2016. Tras su aprobación inicial en septiembre del año pasado, el plan pasó por el período de exposición pública durante el que se presentaron 309 alegaciones de 26 entidades, empresas o particular y 27 informes de diversas instituciones. Los cambios más importantes que se han derivado de este proceso han sido la retirada de la planta de compostaje de lodos de Alcúdia y la modificación del artículo 2 referente al ámbito de aplicación con el objetivo de tener mayor consenso con el sector.

Asimismo, durante el Pleno, la consejera de Medio Ambiente, Sandra Espeja, explicó los ejes y objetivos principales de este plan. Una de las principales novedades es que se unifican los actuales dos planes de residuos no peligrosos: el de residuos sólidos urbanos y el de construcción, demolición, voluminosos y neumáticos fuera de uso.

Por otra parte, un reto importante es afrontar la separación de la materia orgánica, implantando la recogida en toda Mallorca en dos años y planificando nuevas infraestructuras de compostaje para poder asumirla. A la vez que se separan los flujos de tratamiento de lodos y materia orgánica domiciliaria para mejorar la calidad del compost final que se vende al sector primario de la isla.

Acercar el tratamiento a los municipios

El planteamiento que se hace es el de mantener el sistema de gestión insularizada pero con plantas descentralizadas, acercando al máximo el tratamiento, sobre todo de materia orgánica, a los municipios. Hay que destacar que este planeamiento se ha elaborado para llevarse a cabo en fases, según las necesidades marcadas por la gestión real de los residuos. Además, se mejorarán y ampliarán las estaciones de transferencia.

Por otra parte, y para dar cobertura al posible nuevo sistema de separación de envases, el Sistema de Depósito, Devolución y Retorno (SDDR), se ha planteado la reserva de suelo para una planta de lavado de envases, y también se contempla una máquina de conteo para apoyar el sistema.

Uno de los grandes beneficios territoriales de este PDSR es el aprovechamiento de todo el suelo que ya estaba reservado para uso público, reduciendo la ocupación de suelo adicional. Incluso, se desafecta territorio para que se pueda dedicar a otros usos.

Por otra parte, con este nuevo PDSR queda prohibida la entrada en Mallorca de residuos procedentes de fuera de las Islas Baleares.

 

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *