Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

El nuevo Plan pretende descentralizar el tratamiento de residuos, especialmente de la materia orgánica, acercando al máximo su gestión a los municipios con nuevas plantas de compostaje.

Aprobación inicial del Plan Director de Residuos de Mallorca
El nuevo Plan no contempla la entrada de residuos procedentes de fuera de las Islas Baleares. Foto: RESIDUOS PROFESIONAL

El Pleno del Consell de Mallorca ha aprobado inicialmente el Plan Director Sectorial de Residuos no peligrosos de Mallorca (PDSR).  Una de las principales novedades de este plan es que se unifican los actuales dos planes de residuos no peligrosos: el de residuos sólidos urbanos y el de construcción, demolición, voluminosos y neumáticos fuera de uso.

Entre los objetivos y retos más importantes del Plan, y que también supone una gran novedad, está el hecho de afrontar la separación en origen de la materia orgánica, implantando la recogida selectiva en toda Mallorca en dos años y planificando nuevas infraestructuras de compostaje para poder asumirla.

También se refuerza el servicio de los puntos limpios y de las estaciones de transferencia para facilitar e impulsar la creación de una red de instalaciones que permitan potenciar la preparación para la reutilización y las recogidas selectivas minimizando los impactos vinculados al transporte y tratamiento. En el caso de los puntos limpios, el plan prevé que todos dispongan de un espacio destinado a la preparación para la reutilización. Es decir, que cuando los residuos lleguen se seleccionarán aquellos que se puedan reparar para darles un segundo uso.

Gestión descentralizada

Para poder llevar a cabo todos estos objetivos se ha planteado una serie de mejoras en las instalaciones de tratamiento. Por un lado, se planifican nuevas instalaciones, descentralizadas de Son Reus, para el compostaje de materia orgánica y de lodos. Y por otra parte, se mejorarán y ampliarán las estaciones de transferencia.

Se trata de mantener el sistema de gestión insularizada pero con plantas descentralizadas, acercando al máximo el tratamiento, sobre todo de la materia orgánica, a los municipios. Además, todas las reformas y nuevas instalaciones se realizarán con la mejor tecnología disponible en el momento de la obra, lo que ahora no sucedía porque el Plan Director anterior especificaba la tecnología a utilizar.

Por otra parte, y para dar cobertura al nuevo sistema de separación de envases, el Sistema de Depósito Devolución y Retorno (SDDR), se ha planteado la reserva de suelo para una planta de lavado de envases, y también se contempla una máquina de conteo para apoyar el sistema.

La propuesta también contempla el cierre de las líneas 1 y 2 de la incineradora, basándose en la reducción de toneladas y el aumento de recogida selectiva. Será la Comisión de seguimiento en materia de residuos que hará el seguimiento de objetivos y concretará cuando se hace efectivo el cierre.

Por otra parte, cabe destacar que el PDSR no se contempla la entrada de residuos procedentes de fuera de las islas Baleares.

Todos estos objetivos están encaminados a respetar la jerarquía de residuos y potenciar un cambio de modelo hacia una economía circular, en línea con las normativas europeas.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *