Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

El documento propone también dos modelos de recogida selectiva de residuos -puerta a puerta y contenedores-, que deberán vincularse a un modelo de pago por generación por el que se bonificará vía impuestos a quienes colaboren con la separación.

Menorca prevé obligar a separar los residuos en origen
Contenedores de residuos urbanos en Menorca. Foto: RESIDUOS PROFESIONAL

La semana pasada, la Comisión de Medio Ambiente de las Islas Baleares formuló la declaración ambiental estratégica favorable del Plan Director Sectorial de Prevención y Gestión de Residuos no peligrosos de Menorca, después de que este fuera aprobado inicialmente por el Pleno del Consejo Insular el pasado mes de mayo de 2019. Se trata de un documento que establece nuevos mecanismos de gestión y tratamiento de residuos así como la previsión de las infraestructuras y los equipamientos necesarios para la isla. El plan tiene una vigencia de 6 años, y sustituye el actual Plan de Residuos, aprobado en 2006, adaptando el nuevo marco de gestión de residuos a la Ley 8/2019 de residuos y suelos contaminados de las Islas Baleares y la Directiva (UE) 2018/851 de residuos.

El nuevo plan pone la mirada en la mejora de la cantidad y calidad de la recogida selectiva estableciendo objetivos para el incremento de la recogida separada en los municipios, logrando este año 2020 el nivel mínimo del 50% respecto a los residuos generados, y proponiendo objetivos específicos para cada fracción de residuos. Por ello, el plan implementa la obligatoriedad de la recogida selectiva, tanto a particulares como actividades comerciales y empresariales. Además, también será obligatoria la separación en origen de los residuos, como mínimo, de papel y cartón, metal, plásticos, vidrio, materia orgánica compostable, podas, textiles y aceites vegetales.

Se proponen dos sistemas de recogida selectiva. Por un lado, la recogida puerta a puerta, mediante el establecimiento de un calendario semanal de recogida para cada fracción. Y, por otro, la recogida en áreas de aportación, con grupos de contenedores para cada una de las cinco fracciones (papel y cartón, envases ligeros, vidrio, materia orgánica y rechazo).

Pago por generación

Ambos sistemas deberán vincularse a un modelo de pago por generación, unificado para el conjunto de la isla. Es decir, los usuarios deberán pagar en función del volumen de residuos generados y su participación en la recogida selectiva (de manera que se bonificará a los particulares y empresas que colaboren con la separación, respecto de los que no participen del sistema, que pagarán el importe total).

También en el ámbito de prevención y gestión de residuos, el plan prevé aplicar medidas como el impulso del compostaje doméstico y comunitario y la implementación de circuitos de aprovechamiento de alimentos a centros educativos, mercados y supermercados, restaurantes, hoteles, centros hospitalarios, etc.

Además, pretende incrementar la valorización mediante la incorporación en el centro de tratamiento de Milá de la recuperación de combustible sólido recuperado de los residuos (CSR), que permitirá reducir considerablemente la fracción de residuos destinada a vertedero.

Otra novedad en este sentido es que el plan prevé la generación de biogás a partir de residuos con potencial de biodegradabilidad, como es el caso de los lodos de depuradora, los residuos de matadero, o los residuos de industrias alimentarias, entre otros.

Infraestructuras

En cuanto a las actuaciones en las infraestructuras de residuos, el documento incluye mejoras en las instalaciones de tratamiento de residuos de Milá, incluyendo: la reforma integral de la planta de tratamiento mecánico-biológico (se duplica su capacidad de compostaje y se incluye un equipo para la elaboración de combustible sólido recuperado), un horno incinerador de animales muertos con un sistema de retorno de cenizas, una planta de generación de biogás, a través de la digestión anaeróbica de residuos orgánicos biodegradables (que constituye una nueva fuente de energía renovable para Menorca) y finalmente, prevé que las superficies de los vertederos clausurados de Milá I y Milá II se aprovechen para la instalación de dos plantas de generación fotovoltaica.

Por otra parte, prevé la mejora de las instalaciones de la red de centros de recogida de Menorca, que actualmente ya se está llevando a cabo, y la construcción de la planta de residuos voluminosos. También prevé la futura construcción de una estación de transferencia para residuos domésticos en Ciutadella. El objetivo será optimizar el transporte de diferentes fracciones de residuos desde Ciutadella, incorporando también sistemas de compactación.

La inversión total del Plan Director Sectorial de Residuos no peligrosos de Menorca (2019-2025) es de 34,5 millones de euros. De estos, cerca de un 57% (19,7 millones) son inversiones que actualmente ya están ejecutándose, y que no generan un incremento de la inversión actual.

Condiciones sobre aspectos ambientales

El informe favorable de la Comisión de Medio Ambiente de las Islas Baleares impone una serie de condiciones relativas a diversos aspectos ambientales, a la conservación de hábitats de interés comunitario en el entorno de las diversas instalaciones de tratamiento, con auditorías ambientales y seguimientos anuales, aspectos relativos a la protección de los recursos hídricos, tanto subterráneos como superficiales, o medidas de protección acústica y lumínica, entre otros.

Con este nuevo trámite, se entra en la fase final de tramitación de este instrumento de planificación territorial relativa a la gestión de los residuos en Menorca, adaptado las normativas más recientes y exigentes, por lo que se espera poder llevar a cabo su aprobación definitiva en pocos meses.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *