De las 42 comarcas catalanas, 13 ya superan el 50% de recogida separada de residuos, y cuatro de ellas están por encima del 60%, cumpliendo los objetivos europeos.

Cataluña alcanza su récord de recogida selectiva de residuos
Acto de presentación de los datos de recogida selectiva de residuos municipales en Cataluña

El año pasado se recogieron selectivamente el 44,8% del total de residuos municipales generados en Cataluña, es decir, 1,8 millones de toneladas, la cifra más alta de la historia, y que representa un aumento respecto al año anterior del 9%. Así lo explicó ayer el consejero de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat, Damià Calvet, durante la presentación de los datos de generación de residuos municipales en Cataluña en 2019, en la que estuvo acompañado del director de la Agencia de Residuos de Cataluña (ARC), Josep Maria Tost.

El año pasado se generaron en Cataluña 4 millones de toneladas de residuos, que corresponden a 1,4 kilos por habitante y día (526 kg/ hab./ año). En comparación con los indicadores económicos de Cataluña -el PIB y la variación interanual PIB-, la generación y la variación de la generación per cápita de desechos se sitúan por debajo del crecimiento económico, confirmando la tendencia de los últimos años de disociación entre generación de residuos y crecimiento económico. El consejero Calvet valoró este menor incremento de generación como «un buen indicativo», «que hace pensar que, en parte, poco a poco, va cambiando la manera de consumir, más preventiva en cuanto a la generación de residuos».

En términos de emergencia climática, la recogida selectiva evitó en 2019 la emisión de 564.000 toneladas de gases de efecto invernadero, equivalente al CO2 que producen 564.000 vehículos durante un año recorriendo una distancia de 10.000 kilómetros.

Para el consejero, «la generación de residuos y su gestión a través de la recogida selectiva forman parte de nuestra Agenda Verde, una agenda que prioriza la activación del nuevo Plan de Acción de Economía Circular de la Unión Europea, la circularidad de sectores con usos intensivos de recursos, y apuesta por una nueva legislación para la reducción de residuos que evite el exceso de embalajes y envases y que mejore la cooperación a lo largo de las cadenas de valor».

Cifras récord en la recogida selectiva

Todas las fracciones ordinarias que se recogen de forma selectiva continúan creciendo. Respecto al año anterior, la que lo ha hecho en mayor medida, y de forma bien ostensible, ha sido la del papel y cartón (+ 29%). Este incremento, explicó el consejero, «va acompañado de la disminución del precio del papel, que ha hecho desaparecer prácticamente los hurtos en los contenedores de color azul».

El vidrio es la siguiente fracción en porcentaje de aumento (+ 6,6%), una cifra muy alta teniendo en cuenta que las más de 200.000 toneladas recogidas la sitúan a niveles alcanzados en 2008, cuando se produjo el máximo histórico. También han llegado al máximo registrado nunca la fracción orgánica de los residuos municipales, con un incremento del 6% respecto a 2018, y los envases ligeros (+ 4,5%). El servicio de recogida de la orgánica se ha prestado a 793 municipios, de los cuales 294 tienen también implantado el autocompostaje.

La fracción resto -la que no se recoge de forma selectiva- ha disminuido un 3,75% respecto al año anterior y ha sido de 2,2 millones de toneladas. Casi el 67% se ha destinado a tratamiento mecánico biológico previo a la disposición final, mientras que el 23,4% ha ido al vertedero sin ningún tipo de tratamiento previo.

El destino final en depósito controlado ha ido descendiendo desde el 43,3% del año 2014 hasta el 32,9% de 2019. El año 2035, según las nuevas directivas europeas, sólo se podrá llevar el 10% de los residuos generados.

Las comarcas que más separan

El Berguedà (68,82% de recogida selectiva) ha tomado el relevo en Osona (65,4%) como primera comarca del ranking de recogida selectiva de residuos. El hecho de que las poblaciones situadas en el eje del Llobregat, que son las más pobladas de la comarca, implantaran la recogida puerta a puerta a finales de 2018 tiene mucho que ver. La escalada del Berguedà ha sido fulminante, teniendo en cuenta que hace dos años se situaba en el número 36 de la clasificación, del total de las 42 comarcas. Y que el 2018 pasó al puesto 20.

Otro dato positivo es que el número de comarcas que superan el 50% de la recogida selectiva ha pasado de 10 a 13. Además, cuatro de ellas -Berguedà, Osona, Priorat, y Moianès-, con una recogida superior al 60%, ya estarían cumpliendo el objetivo europeo.

Calvet calificó de » esencial «la implicación de los entes locales» y se mostró convencido de que «se necesitan más esfuerzos para incrementar la recogida selectiva implantando modelos eficientes como el puerta a puerta, contenedores inteligentes, modelos de pago por generación y asegurar que el comercio y servicios realizan correctamente la recogida selectiva».

Nueva ley de residuos

El consejero anunció también que la ARC está trabajando internamente en la redacción de un texto articulado de la nueva Ley de prevención y gestión de los residuos y de uso eficiente de los recursos de Cataluña, y que tiene previsto tenerla terminada el próximo mes de septiembre, en la reanudación de la acción de Gobierno y la actividad parlamentaria.

«Esta ley -puntualizó- debe permitir activar mecanismos con todos los actores, pero especialmente con el sector empresarial, para facilitar nuevas formas de consumir y, particularmente también de producir, porque el mejor residuo es el que no se produce ya que, en la jerarquía de gestión de residuos, el primer escalón es la prevención».

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *