Save pagePDF pageEmail pagePrint page

Medidas como la implantación de la recogida separada de materia orgánica, la renovación de contenedores o el puerta a puerta en comercios y establecimientos turísticos han permitido a la ciudad alcanzar sus mejores cifras el pasado mes de abril.

Neus Truyol, presidenta de Emaya, presentó los datos de recogida selectiva de Palma

La presidenta de la empresa pública de limpieza de Palma (EMAYA), Neus Truyol, presentó la semana pasada los últimos datos de recogida selectiva de Palma, unas cifras especialmente positivas, puesto que en el mes de abril se logró el récord del 23,52% de recogida selectiva.

La recogida selectiva en Palma superó en 2017 por primera vez el 20% de media de todo el año (situándose en un 20’74 %). Esto supone un incremento de casi tres puntos y medio en relación a 2016, cuando la recogida selectiva total del año fue del 17,29%. Entre 2011 y 2014 esta cifra estaba estancada por debajo del 15 %.

Todas las fracciones han experimentado importantes incrementos, siempre por encima del rechazo (de un 3,4%). En cuanto al acumulado de este de año, se ha producido incluso una ligera reducción de la recogida de rechazo del -0,74% en relación al mismo periodo, enero-abril, de 2017.

El incremento más importante se produce a la recogida de materia orgánica, de un 90,8 %. Esta subida tan destacada se atribuye a la recogida selectiva móvil, que ya ha culminado el mes de abril su implantación a todo el centro histórico, así como la recogida puerta a puerta en comercios y establecimientos turísticos de esta zona, junto con la recogida puerta a puerta de los 35 hoteles de la Playa de Palma adheridos a este sistema. El potencial de crecimiento de esta fracción es todavía muy alto, con la renovación de los contenedores de materia orgánica en Son Sardina (a principios de mayo), la próxima recogida al mercado del Olivar y la implantación progresiva del nuevo contenedor marrón en otros barrios de Palma.

También destaca el incremento del vidrio, del 19,5 %. Las otras fracciones suben en torno al 12%: papel y cartón 12,3% y envases 12%. Estas importantes subidas tienen como una de sus principales causas la implantación de los nuevos contenedores en Palma, que han hecho más fácil la recogida selectiva, porque se ha incrementado de forma notable el número de contenedores de papel, vidrio y envases, así como su capacidad. Asimismo, se han colocado casi todos los nuevos contenedores formando islas completas con todas las fracciones, para facilitar la segregación de los residuos. La recogida selectiva móvil y el puerta a puerta comercial también ha supuesto introducir la separación de los residuos al centro histórico, donde casi no existía y ahora se supera el 70%.

Hay que señalar también el importante incremento de la recogida de aceite gracias al cambio del sistema de recogida. El mes de marzo de 2017 se retiraron los viejos contenedores de la calle y se implantaron otros nuevos en espacios como centros educativos, mercados y otros espacios públicos. En abril de 2017 se recogieron así 1.300 toneladas, y en abril de este año han sido 3.880 las toneladas recogidas con este sistema, un incremento notable del 194%.

Dos años de esfuerzos

Neus Truyol manifestó su satisfacción por estos datos: «Acabar el mes de abril con un récord de recogida selectiva del 23,52% es la prueba que estamos recogiendo los frutos de los importantes esfuerzos de los últimos dos años: la renovación de los contenedores y de los vehículos de recogida, la implantación de la recogida selectiva móvil en el centro, la ampliación del parque verde, el nuevo sistema de recogida de aceite… Han sido actuaciones importantes que han transformado la recogida de los residuos a nuestra ciudad. Ahora tenemos la evidencia que estos cambios han sido muy bien acogidos por la ciudadanía, su participación e implicación son la prueba».

Para hacer posible esta respuesta ciudadana han sido imprescindibles también las actividades educativas realizadas a lo largo de todo el año a pie de calle, barrio a barrio, las campañas de comunicación y el programa «Emaya a la escuela». Se ha incrementado y diversificado la acción comunicativa hacia las entidades sociales, asociaciones de todo tipos, empresas, etc., organizando charlas, talleres, mesas informativas, actividades lúdicas…

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *