Save pagePDF pageEmail pagePrint page

La CNMC había sancionado con un total de 98,2 millones de euros a las principales firmas concesionarias de los servicios de recogida y gestión de residuos por presuntas prácticas anticompetitivas.

La Audiencia Nacional ha suspendido la aplicación de las sanciones que la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC) impuso a las principales empresas concesionarias de los servicios de basuras en enero, por presuntas prácticas anticompetitivas desarrolladas en el seno de la principal patronal del sector, la Asociación de Empresas de Limpieza Pública (Aselip), según informó ayer el diario El Economista.

Dicho diario económico recuerda que estas multas eran las terceras más elevadas del organismo regulador de los mercados –98,2 millones de euros en total– y afectaban a 39 empresas y dos asociaciones de limpieza urbana, gestión de residuos industriales y de recuperación de papel y cartón.

Las empresas Urbaser (ACS), FCC, Valoriza (Sacyr) y Cespa (Ferrovial) –principales socios de Aselip– recibieron sanciones de 23, 16, 15 y 13 millones, respectivamente. Sobre la propia patronal recayeron 200.000 euros.

Tal y como recoge El Economista, la CNMC acusaba a las citadas empresas de haber desarrollado un Código Deontológico en el seno de Aselip que propiciaba el “boicot” a los ayuntamientos, comprometiéndoles a apoyarles en ciertos casos, como las negociaciones salariales o la obligación de asumir las deudas que hubiera dejado el anterior contratista en las licitaciones de nuevos contratos.

Sin embargo, Aselip siempre ha negado que se cometieran actuaciones anticompetitivas, y según su presidente, Francisco Jardón, “hablar del cártel de la basura es ridículo, parece una película de Walt Disney”.

Fuente:
El Economista

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *