Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

Investigadores han encontrado PFAS en las muestras recogidas en instalaciones de compostaje de residuos que aceptaban este tipo de envases en sus procesos.

Los envases compopstables de alimentos pueden liberar químicos en el medio ambiente
El uso de envases compostables para alimentos está creciendo notablemente en los últimos años. Foto: Doug Beckers (cc)

Los envases compostables de alimentos parecen ser una gran idea: se degradan en materia orgánica rica en nutrientes, reduciendo los residuos y la necesidad de fertilizantes químicos. Pero gran parte de estos envoltorios se basan en sustancias per y polifluoroalquílicas (PFAS) para repeler el agua y el aceite. Investigadores norteamericanos han demostrado que los PFAS puede filtrarse de los envases al compost. El trabajo ha sido publicado en la revista Environmental Science & Technology Letterseditada por la Sociedad Química Americana (ACS).

Si bien existen evidencias científicas de que las PFAS suponen un riesgo para la salud, sin embargo, se desconocen los posibles efectos en las personas de la aplicación de este material a los cultivos.

Los PFAS se usan ampliamente en la fabricación de diversos productos debido a sus propiedades ignífugas y repelentes al agua y al aceite. Dos PFAS de cadena larga, el ácido perfluorooctanoico (PFOA) y el ácido perfluorooctanosulfónico (PFOS) se han relacionado con efectos negativos para la salud, por lo que las empresas de los Estados Unidos han eliminado su producción. Como resultado, muchos fabricantes han cambiado a PFAS de cadena más corta, cuyos efectos en la salud son menos conocidos.

Investigaciones anteriores han demostrado que los PFAS en los biosólidos aplicados como fertilizantes pueden migrar del suelo a las plantas y luego acumularse en los humanos a través de la cadena alimentaria. Debido a que el envasado de alimentos compostables se está volviendo cada vez más popular, los investigadores querían averiguar cuál es la presencia de los PFAS en el material compostado.

El equipo de científicos obtuvo 10 muestras distintas: nueve de instalaciones comerciales y una de un contenedor de compost doméstico. Los investigadores extrajeron los ácidos perfluoroalquílicos (PFAA), que son compuestos producidos por la degradación microbiana de los PFAS durante el compostaje, y los analizaron mediante espectrometría de masas.

Las muestras de siete instalaciones que aceptaron envases compostables de alimentos tuvieron niveles totales más altos de PFAA que las dos que no lo hicieron o la del contenedor de jardín, que tampoco contenía envases de alimentos. Los investigadores encontraron PFAA correspondientes a PFOA y PFOS, que todavía se producen en algunos países, en todas las muestras, pero la mayoría de los compuestos detectados fueron PFAA de cadena corta. Los resultados de este estudio contribuyeron a la aprobación en 2018 de la Ley de Envasado de Alimentos Saludables del Estado de Washington, que prohibirá el uso de PFAS en envases de alimentos de papel desde el 1 de enero de 2022, según explican los investigadores.

El estudio fue financiado por la Universidad de Purdue y el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *