Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

Los minerales no metálicos y la biomasa fueron los principales materiales extraídos dentro del país, mientras que los combustibles fósiles fueron los más importados.

Crece el consumo de materiales en España

El consumo nacional de materiales, que mide la cantidad anual de materiales sólidos, líquidos y gaseosos (sin incluir aire ni agua) usada directamente por la economía, aumentó un 3,7% en 2018 hasta alcanzar los 423 millones de toneladas, según el informe de cuentas ambientales del Instituto Nacional de Estadística (INE).

La productividad de materiales, o cantidad de Producto Interior Bruto (PIB) generado por unidad de consumo de materiales, alcanzó los 2.764,3 euros por tonelada, con un descenso del 1,3% respecto al año anterior.

Por su parte, el consumo de materiales por habitante se incrementó un 3,3%, situándose en 9,1 toneladas.

Componentes del consumo nacional de materiales

Al igual que en años anteriores, el principal componente del consumo de materiales fue la extracción nacional, con el 82,8% del total. Alcanzó los 350 millones de toneladas, un 5,9% más que en 2018.

El balance comercial físico (importaciones menos exportaciones) fue de 73 millones de toneladas en 2018, con un descenso del 5,9%. Las importaciones alcanzaron los 279,1 millones de toneladas, frente a los 206,1 millones de las exportaciones.

Extracción nacional de materiales

Los principales materiales extraídos en el territorio nacional en 2018 fueron los minerales no metálicos (principalmente piedra caliza, yeso y arena) y la biomasa (donde destacaron los cereales, y las frutas y hortalizas), con 191,0 y 137,1 millones de toneladas, respectivamente.

La extracción de minerales no metálicos se redujo un 1,5% respecto al año anterior, mientras que la de biomasa se incrementó un 15,3%.

Componentes del balance comercial físico

Los combustibles fósiles (carbón, crudos del petróleo, gas natural y derivados) fueron los materiales con mayor peso en el balance comercial físico de 2018, tanto en importaciones (50,4% del total) como en exportaciones (27,9%). Por detrás se situó la biomasa (20,2% y 25,3%, respectivamente).

Los combustibles fósiles presentaron el balance comercial físico más positivo (83,2 millones de toneladas). Por el contrario, los minerales no metálicos registraron el más negativo (–26,3 millones).

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *