Save pagePDF pageEmail pagePrint page

Estudiantes de la BUAP diseñaron el prototipo de una máquina que procesa los residuos del café y los convierte en briquetas con un poder calorífico semejante al de la leña y el carbón.

Investigadores de la BUAP obtienen biocombustible a partir de residuos de café

Estudiantes de Ingeniería en Energías Renovables, de la Facultad de Ciencias de la Electrónica (FCE) de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), México, han conseguido generar un biocombustible sólido a partir de residuos de café, con el cual es posible reemplazar la leña y el carbón, utilizados en zonas rurales. Con ello, contribuyen a proteger la salud de estos habitantes, pues la segunda causa de muerte en estas comunidades son los problemas respiratorios.

Esta contribución tiene un doble beneficio: se reducen la erosión de suelos -al aprovechar los residuos del café que son desechados en el medio ambiente- y la contaminación ambiental -el biocombustible sólido de café produce hasta 1,3 menos emisiones de monóxido de carbono y 0,5 partes por millón menos de dióxido de carbono, que la leña y el carbón.

Los investigadores de la BUAP diseñaron el prototipo de una máquina que procesa los residuos del café -el pericarpio y el endocarpio- y los convierte en briquetas con peso aproximado de 200 gramos, un diámetro de 10 centímetros y 2 centímetros de ancho, las cuales generan un poder calorífico semejante al de la leña y el carbón.

De cada kilo de residuos se producen cinco briquetas y cada una, al quemarse, alcanza una temperatura de hasta 300 grados y se mantiene encendida de 20 a 30 minutos -el carbón, no rebasa los 5 minutos-.

En el procesamiento del café, los productores utilizan aproximadamente un 30 por ciento de la cereza, lo que quiere decir que el otro 70 por ciento son residuos que al tirarlos erosionan el suelo. “De esta forma buscamos ayudar a las personas de las zonas rurales que dependen totalmente de la leña y el carbón, ya que podrían utilizar las briquetas para cocinar o calentar sus hogares. Además, esto contribuiría al cuidado de su salud”, señaló Ricardo Sarmiento, uno los estudiantes responsables de la investigación.

Otro de los investigadores, Óscar González, explica que hicieron estudios térmicos, de residuos sólidos y de cromatografía de gases de las briquetas, para confirmar que emiten menor cantidad de contaminantes que otras fuentes de energía, como los arriba mencionados.

Apoyo económico y social a las comunidades rurales

Otro objetivo de este trabajo es proporcionar un apoyo económico y social a las comunidades, por lo que se pretende enseñar a las personas a fabricar sus briquetas para autoconsumo, así como también generar un valor agregado a los productos de café que comercializan.

Además, muchas de las personas que viven en las zonas rurales talan y deforestan los bosques de manera incontrolada para obtener la leña que les sirva como combustible o fuente de calor, por lo que con las briquetas también se evitará esta situación.

Entre los planes del equipo de estudiantes está formalizar su propia empresa, que llevará el nombre de BRIM (Briquetas de México), dedicada a la producción de briquetas en grandes volúmenes. Su idea es también incluir a las personas de estas comunidades, para que formen parte de la organización en alguno de los procesos y sean beneficiadas.

Además, pretenden mejorar el proceso de producción de las briquetas para hacerlo más rápido, e incluso trabajar con residuos de otros cultivos como maíz y sorgo. Cabe señalar que con este proyecto, los estudiantes de la FCE participaron en la Competencia Nacional Enactus 2017, en la cual obtuvieron el tercer lugar nacional. También fueron finalistas en el Tercer Concurso de Prototipos de Innovación Tecnológica 2016 y asistieron al Congreso Internacional de Estudiantes de Energía 2017.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *