Save pagePDF pageEmail pagePrint page

Un proyecto desarrollado en Finlandia aprovecha los aceites generados como subproductos por la industria de la celulosa para obtener un biocarburante avanzado aplicable al transporte.

Aprovechan residuos de producción de pulpa para obtener biodiésel para el transporte
Los autobuses impulsados por el nuevo biodiésel se están probando ya en las calles de Helsinki

Tras varios ensayos de laboratorio y en escenarios controlados, circulan ya por Helsinki (Finlandia) en pruebas de campo varios autobuses alimentados con biodiésel obtenido a partir de residuos de la industria de papelera, principalmente aceites de resinas.

Las pruebas comenzaron en octubre y durarán un mínimo de un año. La multinacional UPM, una de las compañías líderes en biocarburantes avanzados, y el centro de investigación VTT, a la cabeza mundial también en su sector, están tras el desarrollo de este nuevo biocombustible.

Las pruebas de campo de autobuses también son parte de un proyecto más amplio, BioPilot, coordinado por VTT, cuyo objetivo es impulsar el uso de soluciones de energía renovable para el transporte y el tráfico.

Desde UPM anunciaron que la nueva fase de pruebas con el nuevo carburante, de nombre UPM BioVerno, comenzaron en octubre y tendrán una duración mínima de un año.

El biodiésel ha pasado previamente por varias pruebas en motores y vehículos llevadas a cabo en diversos centros de investigación, así como en flotas cautivas, siempre “con excelentes resultados”, afirman desde UPM. “Los estudios han demostrado que UPM BioVerno funciona exactamente igual que los mejores combustibles diésel de calidad y reduce las emisiones de manera significativa en comparación con el diésel fósil”, añaden.

En concreto, calculan que el uso de UPM BioVerno reduce las emisiones de gases de efecto invernadero hasta un 80% en comparación con los combustibles fósiles, además de otras emisiones contaminantes propias de los vehículos diésel.

El biocarburante se produce a partir de residuos de la industria de la celulosa, principalmente aceite con alto contenido en resina.

“Los biocombustibles avanzados y sostenibles son una gran oportunidad para Finlandia; pueden ser nuestra vía más rápida para reducir las emisiones del tráfico”, aseguró el investigador del VTT Nils-Olof Nylund.

En la iniciativa trabajan también el consorcio de transporte de la región de Helsinki, Volvo como fabricante de autobuses, Transdev Finland como responsable del seguimiento del consumo de diésel y los kilómetros recorridos y St1 como distribuidor del combustible utilizado.

Fuente:
Energías Renovables

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *