Save pagePDF pageEmail pagePrint page

Un estudio británico estima que incrementar en un solo día la vida útil de una serie de productos alimentarios podría prevenir la generación de unas 250.000 toneladas de residuos cada año, dando a los consumidores más tiempo para comer los alimentos que compran.

Alargar la vida útil de los alimentos un solo día puede prevenir la generación de residuos y ahorrar millones
Solo en el Reino Unido se tiran a la basura cada año siete millones de toneladas de alimentos. Foto: WRAP UK

Un reciente informe del Programa de Acción de Residuos y Recursos (WRAP, por sus siglas en inglés), ha evaluado la vida útil de los productos alimentarios disponibles en los estantes de los comercios y ha examinado los códigos y etiquetas de uso preferente, actualmente establecidas por los minoristas, las marcas y los fabricantes. Se entiende por vida útil el tiempo durante el cual un alimento es seguro o sus cualidades no se han deteriorado hasta niveles inaceptables por el consumidor

El estudio «Reducing food waste by extending product life» («Reducir los residuos de alimentos extendiendo la vida útil de los productos») ha examinado una amplia gama de alimentos populares –como patatas, zumos, manzanas, pizzas precocinadas, pan, ensaladas o leche–, de los cuales se generan cantidades relativamente altas de residuos; y ha calculado los ahorros potenciales, en términos económicos y de toneladas de productos, extrapolando los datos obtenidos a partir de estos productos a todos los alimentos disponibles en tiendas y supermercados. Los resultados sugieren que se podrían obtener importantes beneficios tanto para los consumidores como para la propia industria

Así, WRAP UK ha identificado las oportunidades para realizar cambios simples y seguros a lo largo de la cadena de suministro y extender la vida del producto para los consumidores.

Los consumidores podrían ahorrar mas de 500 millones de libras, y las empresas otros 100 millones solo en prevención de residuos.

Según el Dr. Richard Swannell, director de Sistemas de Alimentación Sostenible de WRAP UK, “Los resultados de nuestro informe son una verdadera oportunidad para la industria. Mediante la implementación de estas simples recomendaciones, minoristas y fabricantes de alimentos pueden marcar una gran diferencia en la batalla contra el desperdicio alimentario, sin ni siquiera tener que cambiar sus productos y envases”.

“Estimamos que los consumidores podrían ahorrar mas de 500 millones de libras (unos 690 millones de euros), y las empresas otros 100 millones de libras (138 millones de euros) solo en prevención de residuos”, destacó.

El directivo de WRAP UK indicó asimismo que “tenemos una fantástica oportunidad para actuar aquí, hemos identificado el caso de negocio basado en el ahorro del coste real de los residuos y el potencial para aumentar las ventas desde una mejor disponibilidad”.

Sin comprometer la calidad y seguridad

El informe establece cinco recomendaciones que muestran cómo y dónde los ajustes en la cadena de suministro (manufactura, logística y venta al por menor) podrían incrementar la vida útil del producto para el consumidor. Estas recomendaciones no comprometen en ningún caso la seguridad del producto o su calidad, y no requieren modificaciones en los envases existentes ni en las formulaciones de los productos.

El estudio cuenta con el respaldo de la Agencia de Seguridad Alimentara (FSA). El Dr. Linden Jack, jefe del área de Higiene Alimentaria de la FSA, dio la “bienvenida a estas recomendaciones, que ofrecen propuestas sensatas que permitan la posibilidad de extender la vida de los productos sin comprometer la seguridad de los alimentos. La prioridad de la FSA es la seguridad alimentaria, y en particular, el uso de fechas tiene un importante rol que desempeñar en la protección de los consumidores. Sin embargo, reconocemos que se debe hacer más par ayudar entre todos a reducir la cantidad de residuos que se desperdician cada año en el Reino Unido”.

WRAP UK, organización que fue pionera en poner de relieve la cuestión de los residuos alimentarios en el año 2007, trabajará ahora con la industria para llevar adelante estas recomendaciones y explorar otras opciones para aprovechar las conclusiones del informe”.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *