Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

La compañía energética comprará toda la producción de hidrocarburos generada durante diez años en la nueva planta de tratamiento de neumáticos fuera de uso de Wastefront en el Reino Unido.

La planta de Wastefront obtendrá hidrocarburos líquidos a partir de neumáticos usados
Recreación virtual de la futura planta de reciclaje de neumáticos de Wastefront en Sunderland

La operadora energética holandesa Vitol y la empresa noruega de reciclaje de neumáticos fuera de uso Wastefront han anunciado un acuerdo de compra de diez años de los hidrocarburos líquidos y ciertos productos no líquidos que se producirán en la planta de reciclaje de neumáticos usados que Wastefront construirá Sunderland (Reino Unido), y que se prevé que esté terminada en 2023.

Además del acuerdo de compra, Vitol y Wastefront también han establecido un acuerdo marco para el suministro por diez años de los productos obtenidos en las plantas de valorización de neumáticos fuera de uso que Wastefront construya en el futuro.

Así, Vitol comprará todos los hidrocarburos líquidos disponibles – incluida la nafta, los destilados y el combustible- de la planta de Sunderland -que tendrá una capacidad de procesamiento anual de 60.000 toneladas métricas de neumáticos usados– lo que se traducirá en un volumen previsto de hasta 30.000 toneladas métricas de productos al año.

La nueva planta de Wastefront será la primera en combinar los métodos convencionales con el proceso propio de la empresa, que minimizará el impacto ambiental típicamente asociado con la pirólisis tradicional de los neumáticos. En un comunicado, la empresa asegura que sus reactores pirolíticos «cumplen con todas las normativas medioambientales locales y la tecnología se ajusta a los niveles de emisión y a las especificaciones establecidas por las normas europeas». El sistema de purificación de gases «elimina los contaminantes, los compuestos orgánicos y las partículas sólidas nocivas sin liberar subproductos no deseados en el medio ambiente».

Los aproximadamente 29 millones de toneladas métricas de neumáticos de vehículos que llegan al final de su vida útil cada año representan una causa de contaminación no declarada pero importante debido a su no biodegradabilidad. Al convertir los residuos de los neumáticos en productos valorizables, se compensan las emisiones de carbono y se ofrece una alternativa al petróleo crudo.

Según ha explicado el CSO y cofundador de Wastefront, Christian A. Hvamstad, «nuestra ambición es crear una nueva economía circular para tratar los problemas de los residuos, y asociarnos con Vitol en este acuerdo de absorción es un paso clave en nuestro viaje».

«Juntos, podemos contribuir a un futuro más limpio tratando un problema de residuos específico -asegura-, en el que los neumáticos que han llegado al final de su vida útil ya no terminan en los vertederos, sino que se convierten en productos básicos viables que pueden volver a utilizarse».

La planta se ha concebido para que tenga la flexibilidad necesaria para adaptarse a los cambios futuros en el mercado de commodities.

Chris Bake, miembro del Comité Ejecutivo de Vitol, ha afirmado por su parte que «el modelo de negocio de Wastefront se sitúa en la intersección de la reducción de residuos y la descarbonización, ambas claves para abordar los actuales retos medioambientales. Con la experiencia adecuada, creemos que estos nuevos combustibles pueden ser integrados con éxito en el sistema energético».

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *