El centro tecnológico vasco consigue darle uso a uno de los materiales más difíciles de recuperar mediante fundición.

Un proceso para eliminar el 99% de los residuos generados en la transformación de aluminio

El tratamiento del aluminio y su aleación es utilizado comúnmente en la industria para fabricar todo tipo de piezas estructurales. Las aleaciones de tipo primario contienen un bajo porcentaje de elementos perjudiciales, pero en las aleaciones secundarias ese porcentaje se incrementa notablemente, ya que se producen principalmente a partir de chatarra recuperada y escoria de aluminio.

Los procesos térmicos que se utilizan hoy en día para el tratamiento de metales con este tipo de impurezas tienen mayor dificultad para obtener la fracción metálica, ya que esta se oxida al aumentar la temperatura del proceso y al estar en contacto con los compuestos orgánicos. Por ese motivo, algunos materiales de chatarra son muy difíciles de recuperar con los procesos actuales, pero el centro tecnológico Tecnalia, miembro de la Basque Research & Technology Alliance (BRTA), ha conseguido desarrollar un proceso para eliminar el 99% de los residuos generados en la transformación de aluminio, y darle así un uso.

Este proceso innovador, continuo y formado por dos etapas, ha sido desarrollado en los últimos años por las áreas de Fundición y Siderurgia y de Biorrefinería y Valorización de Residuos de Tecnalia. Consiste en un primer calentamiento a 300 °C en un horno de atmósfera oxidante controlada, para luego llevar el material a un segundo proceso de calentamiento a 400-550 °C en atmósfera inerte. Esto provoca una acción termo-mecánica combinada que elimina totalmente las impurezas del metal.

Para llevar a cabo este proceso, se han utilizado diferentes materiales, con diferentes espesores, orígenes o granulometrías. Por ejemplo, latas provenientes de la industria alimentaria o virutas lacadas. Los materiales tratados estaban contaminados con hasta un 15% en peso de carbono, y hasta el 1,5% en peso de oxígeno. Después del tratamiento, el nuevo material solo contenía el 0,15% en peso de carbono y 0,3% en peso de oxígeno.

Tecnalia trabaja en otros proyectos relacionados con materiales y tecnologías de producción sostenibles, con el objetivo de optimar los recursos y aportar circularidad a las empresas siderúrgicas, dedicadas al reciclado de materiales o a los moldes y utillajes.

Fuente:
Spri

 

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *