Save pagePDF pageEmail pagePrint page

Los puntos de venta adheridos al programa deberán facilitar la instalación de un punto de recarga para los clientes que adquieran un vehículo eléctrico.

Industria destina siete millones para fomentar la implantación del vehículo eléctrico
El plan incluye facilidades para la instalación de puntos de carga a los compradores de un vehículo eléctrico. Foto: Joan Grífols (cc)

El Consejo de Ministros aprobó el pasado viernes el Real Decreto por el que se regula la concesión directa de subvenciones para la adquisición de vehículos eléctricos en 2015. La iniciativa, que se desarrollará a través del plan MOVELE 2015, está dotada con 7 millones de euros. La Secretaría General de Industria y de la PYME, órgano que coordina y dirige el marco estratégico para el impulso de los vehículos de tecnologías y combustibles alternativos, ha encomendado la gestión de las ayudas al Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía (IDAE).

Como principales novedades, en 2015 se modulan los apoyos por categorías de vehículos, incrementándose los dirigidos a comerciales ligeros y cuadriciclos; se establece un precio máximo de adquisición y se realiza un reparto del esfuerzo económico.

Así, será obligatorio para los puntos de venta adheridos al programa facilitar la instalación de un punto de carga vinculado a los clientes que adquieran un vehículo eléctrico y se beneficien de esta subvención. El coste máximo será de 1.000 euros por vehículo para todas las categorías, excepto para cuadriciclos L6e y L7e, que será de 150 euros.

Según los datos del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, el parque de vehículos eléctricos en España alcanza las 10.000 unidades, agregando turismos y furgonetas eléctricas. Y en 2014 se produjeron un total de 8.828 vehículos eléctricos, un 21% más que el año anterior.

Beneficiarios

Las ayudas se conceden tanto a la adquisición como a operaciones de financiación por leasing financiero o arrendamiento por renting (leasing operativo) de vehículos eléctricos nuevos matriculados por primera vez en España, cuya energía de propulsión proceda, total o parcialmente, de baterías cargadas a través de la red eléctrica

Las solicitudes de ayudas podrán presentarse hasta que se agote el presupuesto disponible y como máximo hasta el 31 de diciembre de 2015.

Ayudas

Las cuantías individuales de las ayudas se determinan dependiendo del vehículo a adquirir y de su autonomía en modo de funcionamiento exclusivamente eléctrico (autonomía que da la capacidad de carga de las baterías), oscilando entre los 1.950 euros, en el caso de los cuadriciclos ligeros, hasta los 20.000 euros, en el de autobuses y autocares.

Para el supuesto más usual, un turismo con autonomía eléctrica superior a 90 km, la ayuda será de 5.500 euros, con lo que, teniendo en cuenta los 1.000 euros de apoyo a la instalación del punto de recarga, se igualara la ayuda que recibía el comprador con el plan MOVELE 2014. En el caso de vehículos comerciales con autonomía superior a 60 km, la subvención será de 8.000 euros por vehículo.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *