Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

El proyecto europeo HR-Recycler reemplazará algunas de las tareas manuales que se aplican durante la gestión de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos por procesos automáticos. Humanos y robots compartirán tareas de manipulación, desensamblado y clasificación.

Robots y humanos compartirán tareas en el reciclaje de residuos electrónicos
El proyecto HR-Recycler plantea el uso de robots en las plantas de reciclaje de RAEE. Foto: RESIDUOS PROFESIONAL

En las últimas décadas se han logrado importantes avances tecnológicos lo que ha llevado a un aumento de los tipos y cantidades de aparatos eléctricos y electrónicos que se utilizan a diario. Sin embargo, la gestión de los residuos de estos productos complejos que llegan al final de su vida útil es un aspecto que, a pesar del impulso que ha recibido en los últimos años, tiene aún muchas posibilidades de mejora.

La clasificación de los aparatos, la descontaminación (retirada de componentes o sustancias potencialmente peligrosas), la liberación de piezas o conjuntos reutilizables o la separación de materiales en las fracciones generadas tras el tratamiento de los equipos descontaminados, son algunas de las etapas que comprende la gestión de esos productos complejos. Gran parte de las actividades asociadas a esas operaciones demandan una cantidad considerable de mano de obra, requiriendo de los operarios experiencia, habilidad, esfuerzo y completar muchos movimientos repetitivos.

En este contexto, surge el proyecto europeo HR-Recycler (2018-2022) y cuyo objetivo principal es explorar la evolución de algunas de las tareas manuales (como la clasificación de los aparatos, su desensamblado o la clasificación de piezas y materiales extraídos) que se aplican durante la gestión de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE), que son costosas, peligrosas y consumen mucho tiempo, y reemplazarlas por procedimientos automáticos. Se trata de crear un entorno de colaboración, donde humanos y robots compartan tareas de manipulación y tratamiento de residuos y recuperación de los recursos que contienen.

Asimismo, este innovador sistema busca aumentar la capacidad de tratamiento, conseguir productos de más calidad y valor económico, mejorar las condiciones de trabajo de las personas -ya que los robots se encargarán de las tareas manuales más penosas, peligrosas y que lleven más tiempo-, mitigar el impacto ambiental y contribuir a la estrategia europea de economía circular.

Para lograr estos resultados, HR-Recycler cuenta con la participación de 13 socios de diferentes países europeos, entre ellos el Centro Tecnológico Gaiker, que como experto tanto en el diseño y evaluación de procesos de reciclado como en el análisis de ciclo de vida, se encargará de aplicar y ensayar la tecnología de robots colaborativos en la gestión de residuos complejos que han llegado al final de su vida útil en clasificación de equipos completos, desensamblado de piezas y separación de materiales en mezclas. Asimismo, aplicará la metodología de análisis del ciclo de vida social (SLAC) a las colaboraciones entre humanos y robots.

Financiado con casi 7 millones de euros por la Comisión Europea dentro de su programa Marco de Investigación y Desarrollo Tecnológico Horizonte 2020, este proyecto está coordinado por el centro griego CERTH (Centre for Research and Technology Hellas).

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *