Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

El cambio en muchos municipios a sistemas de recogida puerta a puerta y áreas de aportación cerradas ha permitido a estos territorios aumentar la recogida separada de residuos un 13% en solo un año.

Cubos de recogida selectiva de residuos puerta a puerta
El sistema puerta a puerta está detrás de la espectacular subida de la recogida selectiva de residuos

El director de la Agencia de Residuos de Cataluña (ARC), Josep Maria Tost, presentó el pasado viernes en Manresa (Barcelona) el balance de la gestión de los residuos municipales del año 2018 en el ámbito de las comarcas centrales de Cataluña, que abarca Anoia, el Bages, el Berguedà, el Moianès, Osona y el Solsonès. Según los datos ofrecidos, la media de la recogida selectiva fue de un 49,24%, con un incremento de un 13,2% respecto al año 2017, cuando el índice de recogida separada fue de un 35,27%. De esta forma la media se sitúa ya muy cerca del objetivo de reciclaje que ha establecido la Comisión Europea para el año 2020, que es un 50%.

Este buen resultado se explica por el cambio a modelos individualizados de recogida selectiva que se adoptaron en 2018 en municipios del Berguedà y Anoia, con recogida puerta a puerta o áreas cerradas de aportación de los residuos.

Así, la mayor parte de los municipios del Anoia cambiaron de modelo de recogida selectiva en el año 2018. Fueron 22 localidades. En 11 se implantó la recogida puerta a puerta y, en otras 11, áreas cerradas de aportación. Tanto en un caso como en el otro los municipios que han adoptado estos modelos han obtenido resultados de recogida muy elevados, muy por encima de la media de la comarca. Anoia alcanzó un 39,32% de recogida selectiva, casi 6 puntos más que en el año 2017 (33,48%).

En el Berguedà los cambios también han permitido mejorar la recogida selectiva. 12 municipios implantaron la recogida puerta a puerta en 2018, mientras que se instalaron áreas cerradas de aportación para las viviendas diseminadas de estos municipios y el resto de la comarca. Así la recogida selectiva en el Berguedà se ha situado en un 43,48%, y ha mejorado más de 10 puntos respecto al año 2017 (32,53%).

Cabe destacar que las áreas cerradas de aportación permiten también individualizar la recogida de residuos. Las personas usuarias se identifican para acceder al área de aportación, y así se puede saber las acciones que llevan a cabo y premiarlas o penalizar en función de si separa la basura o no.

Respecto a la generación de residuos, según este balance, el año pasado se generaron en estas comarcas 253.218 toneladas de residuos municipales, casi un 4% más que el año anterior. La generación de residuos per cápita se situó en 1,33 kg / habitante / día, incrementándose también respecto del año 2017, cuando había sido 1,29 kg / hab. / Día.

El director de la ARC quiso poner en valor que «estos resultados espectaculares demuestran que hacerlo bien es posible. Acompañaremos a los municipios para que hagan planes para este salto de mejora en la recogida selectiva, que tiene que pasar para individualizar la gestión de los residuos «.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *