Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

La caída generalizada de la actividad industrial en todo el mundo mantiene baja la demanda de materiales, lo que afecta a los recicladores de metales, plásticos, papel o textil.

Chatarra para reciclaje
El reciclaje de chatarra se está viendo muy afectado por el parón industrial

Cercano ya el final de un trimestre que ha estado totalmente dominado por la COVID-19, la Asociación Mundial de Reciclaje (BIR) ha recopilado una vez más la experiencia de sus representantes en distintos países para conocer la última información sobre el impacto de la pandemia en las actividades de reciclaje en sus respectivos países y regiones.

La COVID-19 ha sido devastadora, pero ahora se puede ver algo de luz al final del túnel. La pandemia ha afectado a los mercados de productos básicos de diversas maneras. Las operaciones de las empresas se han visto perturbadas por brotes aislados y por cierres ordenados por los gobiernos, lo que ha mantenido baja la demanda de muchos productos básicos y es probable que siga siendo así a corto plazo.

Los cierres y las paradas temporales podrían provocar una pérdida general de producción industrial de hasta un 40%. En función de la fuerza de la recuperación, las conmociones del mercado podrían hacer que la industria perdiera 200.000 millones de dólares de ganancias debido a la caída de las ventas en, por ejemplo, los sectores aeroespacial y de automoción. El impacto se ha hecho sentir en los productores de metales y, por tanto, en los recicladores de todo el mundo.

El aluminio secundario se ha visto gravemente afectado por la falta de demanda de lingotes de las industrias automotriz y aeroespacial. La demanda ha sido igualmente baja, si no peor, para el níquel y el molibdeno, y se ha visto perjudicada también para las aleaciones de alta temperatura, incluido el titanio. El cese de la producción de automóviles también ha afectado a la demanda de acero al cromo y ferrotitanio. Otras actividades de reciclaje -como el papel y el cartón, los plásticos y los textiles- están sufriendo como resultado de un exceso de oferta y una falta de demanda, entre otras cosas porque la confianza de los consumidores es aún muy baja.

Oriente Medio

La pandemia de COVID-19 ya está infligiendo un dramático costo económico a Oriente Medio, con choques negativos de la demanda y la oferta, junto con el colapso de los precios del petróleo. Los principales países productores de petróleo han excavado en sus reservas para compensar los déficits presupuestarios durante el colapso sin precedentes del precio del petróleo.

La luz al final del túnel se ha visto en el levantamiento gradual de las principales restricciones. Los principales países productores de petróleo han emitido paquetes de financiación de estímulo adicionales para los sectores más afectados de la economía. La mayoría de las instalaciones de reciclaje han vuelto a la relativa normalidad, pero están luchando con volúmenes y márgenes más bajos. El negocio en el sector de la chatarra ha empezado a repuntar, pero los volúmenes son un 50% inferiores a la media anterior.

La reactivación del sector de la construcción y la reanudación de los proyectos de infraestructura paralizados son un buen augurio para la generación de chatarra en Oriente Medio. Los principales aeropuertos han anunciado la reanudación de la repatriación y la recepción de turistas, confirmada por Dubai para el 7 de julio en adelante. Se están llevando a cabo conversaciones a nivel federal para revisar la reapertura de las escuelas para el año académico 2020/21, así como el aumento de la fuerza de trabajo en las oficinas del 30% al 50%.

En otras respuestas de Oriente Medio se ha indicado que la mayoría de los países se abrirán completamente para finales de junio, aunque se requerirán mascarillas y distanciamiento social. En un futuro próximo, los requisitos de viaje se publicarán país por país.

En Bahrein, las empresas industriales y comerciales están aumentando lentamente sus actividades con un estricto cumplimiento de las normas de seguridad. El sector de la chatarra en el país funciona con una eficiencia de alrededor del 30%, con la esperanza de una mejora significativa para finales de este año.

Congestión en los puertos de la India

Una de las principales preocupaciones de los recicladores en muchas partes del mundo ha sido la enorme congestión causada por miles de contenedores que se encuentran en los puertos de la India a pesar de las extensiones gratuitas de algunas de las principales líneas de transporte marítimo. Más preocupante es el hecho de que algunos compradores han abandonado los contenedores, buscando aplazamientos de las condiciones contractuales, descuentos injustificables o incluso la cancelación de los contratos. Esto ha puesto a los principales proveedores mundiales en una situación de muy complicada que se ha descrito como un eco no deseado de la crisis financiera de 2008. De hecho, desde la India se reconoce que muchos expedidores han perdido grandes cantidades de dinero como resultado de que los compradores abandonen los contenedores o pidan descuentos.

Las empresas están trabajando en la India, pero se considera poco probable que se vuelva a la plena actividad a corto plazo. El número de infecciones por COVID-19 está aumentando rápidamente, especialmente en las grandes ciudades, y creando temor entre los compradores. Las fábricas están trabajando a alrededor del 50% de su capacidad y hay enormes problemas en cuanto a la rotación de mano de obra y las finanzas. Algunas empresas están trabajando a sólo 20-30% de lo normal.

Europa

En Alemania, poco a poco, las actividades chatarrera están volviendo. Con el reinicio de la industria automotriz, el suministro mejoró notablemente en mayo y junio. El transporte dentro de Alemania está funcionando, pero se espera que los niveles de agua de varios ríos bajen debido al período seco de las últimas semanas, por lo que los movimientos de chatarra por vías navegables interiores podrían verse afectados.

En los últimos años, muchas fundiciones han cambiado a la entrega justo a tiempo (just in time) y la industria de la chatarra se ha visto obligada a almacenar materia prima lista para el horno para sus clientes. El almacenamiento y la financiación han ejercido una gran presión sobre algunos participantes en el mercado en lo que respecta a la corriente de efectivo. Los seguros de crédito están recortando los plazos y creando una presión adicional, y las compañías de seguros esperan algunas quiebras en el sector de los metales.

El número de muertes diarias relacionadas con COVID está disminuyendo lentamente en el Reino Unido y se están levantando gradualmente las restricciones de cierre. La mayoría de las empresas de reciclaje de metales están de vuelta en el trabajo, pero los volúmenes son un 50% menos que en esta misma época el año pasado, a pesar de la mejora de los precios. Muchas empresas todavía tienen personal despedido; el temor es que, una vez que el apoyo financiado por el gobierno sea retirado totalmente en octubre, el sector del reciclaje se encuentre entre los que están haciendo despidos.

Según el gobierno y los expertos médicos de Francia, el virus sigue presente, pero su propagación está bajo control. La vida social y comercial se reanuda a un ritmo razonablemente rápido según el sector de actividad, pero la gente sigue preocupada por el temor a las quiebras y los muchos miles de personas que se han quedado sin empleo.

En el sector del reciclaje de metales, el regreso a los negocios de primera línea se está produciendo mucho más rápidamente de lo esperado. En cuanto a la chatarra ferrosa, la demanda de Turquía está apoyando las ventas, mientras que los metales no ferrosos -en particular el cobre- se demandan en un contexto de aumento de los precios; sin embargo, el aluminio secundario se ha visto gravemente afectado por la falta de demanda de lingotes para la industria automotriz.

China

Ha habido más de 200 casos confirmados de COVID-19 en China esta última semana. Todos los negocios están abiertos, pero se requieren mascarillas, controles de temperatura y distanciamiento social en casi todas partes. Los viajes entre provincias están permitidos, pero los viajeros internacionales que entran en el país deben someterse a 14 días de cuarentena. En el momento de escribir este artículo, todavía se esperan detalles sobre el nuevo procedimiento de importación de China que cubre los «materiales reciclados» reclasificados.

Hong Kong se ha recuperado bastante bien tras las decisivas políticas de cuarentena y distanciamiento social del gobierno en las primeras etapas; la disciplina del pueblo de Hong Kong ha dado lugar a una de las tasas de mortalidad más bajas. La mayoría de las actividades comerciales han vuelto a la normalidad, incluidos los recicladores de metales, y la demanda en China parece haber recuperado gran parte de su impulso en el mercado secundario de metales.

Sigue preocupando el riesgo de una segunda oleada de infecciones por COVID-19 después de que recientemente se produjera un rebrote en Beijing, lo que demuestra que todavía hay que estar alerta.

Finalmente, en Singapur, la actividad manufacturera y la generación de nuevos residuos de producción son muy lentas y limitadas, y no se prevé una verdadera recuperación hasta finales de julio. Dos sectores clave para el negocio de los metales -petróleo/gas y aeroespacial- se enfrentan a una recesión muy difícil, lo que afecta no sólo a la generación de chatarra sino también a la demanda de chatarra de aleaciones de níquel y molibdeno y de aleaciones de alta temperatura, incluido el titanio. El sector de la automoción también ha sido duramente afectado, socavando la demanda de acero al cromo e incluso de ferrotitanio. Las perspectivas para el acero para herramientas y el acero de alta velocidad están ligadas al ritmo de la reactivación de las fabricas.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *