Save pagePDF pageEmail pagePrint page

La instalación permite el aprovechamiento y valorización de los residuos vegetales generados por la industria citrícola, al tiempo que se autoabastece energéticamente con la biomasa producida en la propia planta.

Proyecto Ecocitric, una planta innovadora y renovable para el aprovechamiento de residuos agrícolas
Vista interior de la planta piloto del proyecto Life Ecocitric

En el polígono de la Vernitxa (Castellón) se encuentra la planta piloto del proyecto de demostración ambiental Life Ecocitric, liderado por el Ayuntamiento de La Vall d’Uixó. Allí, desde 2014, se desarrolla un innovador proyecto, capaz de transformar los residuos agrícolas –principalmente hojas y ramas– en aceites y esencias, abonos foliares, pienso animal, cama de ganado y biocombustible.

El método Ecocitric implica además a cuatro socios más: la Asociación Valenciana de Agricultores, la Fundació Universitat-Empresa de la Universitat Jaume I de Castellón, la firma de energías renovables Heliotec, principal encargada de ejecutar las actividades de demostración en las instalaciones, y el Grupo Vermon.

El primer proceso que se lleva a cabo en la planta piloto es la selección de los restos procedentes de la poda. Para ello, Ecocitric dispone de un novedoso sistema que permite llevar a cabo la separación de la fracción leñosa y las hojas, que posteriormente se someten a procesados diferentes. Dicho mecanismo ha sido diseñado mediante sistemas de simulación fluido dinámica computacional (CFD), consiguiendo con éxito la separación de dos materiales de densidades muy parecidas.

Tras este proceso de separación y clasificación, parte de la fracción foliar es sometida a un proceso de destilación/digestión que permite obtener, mediante técnicas de arrastre de vapor, aceites y esencias de cítricos para diferentes usos. Con este fin, la planta cuenta con un sistema de destilación/condensación formado por dos depósitos de acero inoxidable de 29 y 200 litros de capacidad, y un sistema de condensación de vapor y decantación del aceite obtenido.

A continuación, la fracción foliar resultante de la separación, así como la procedente de la destilación, es sometida a un proceso de deshidratado controlado de baja temperatura para reducir la humedad de la materia a valores cercanos al 15% y así asegurar la correcta conservación.

Proyecto Ecocitric, una planta innovadora y renovable para el aprovechamiento de residuos agrícolas
El proyecto Ecocitric valoriza residuos de la industria citrícola

Finalizados los tiempos de deshidratado, y una vez se consigue la humedad requerida, la materia prima es sometida a un proceso de refinado y pelletizado gracias al cual se obtiene un producto para la alimentación animal de alta densidad, estabilidad y durabilidad y de fácil transporte y almacenamiento.

Dicho proceso es realizado por un molino de martillos de 5,5 kW de potencia y por una máquina pelletizadora de 7,5 kW de potencia con una producción de 100 kg/h. Tras la pelletización, el producto final es transportado mediante tornillo sinfín a una tolva de almacenamiento y ensacado.

Por su parte, la fracción leñosa obtenida del sistema de clasificación es sometida a un proceso de biosecado con apoyo de calor mediante generador de aire caliente con biomasa en una sala de 10 m2, acelerando así el secado mediante la degradación aeróbica de la materia orgánica.

Los parámetros de control del sistema de biosecado son la aireación, la temperatura y la humedad. La fracción leñosa resultante de este último proceso podrá ser utilizada como biocombustible o cama de ganado en formato de astilla o pellet tras su triturado y pelletizado en la misma planta.

Apuesta por las renovables

En cuanto al sistema energético, la planta Ecocitric ha sido diseñada para maximizar rendimientos y reducir consumos. Para ello, las fuentes de generación de calor han sido dimensionadas de manera que permitan utilizar la biomasa energética producida en la propia planta, con un poder calorífico aproximado de 4,2 kWh/kg, y con balance nulo de emisiones de CO2.

Asimismo, cuenta con una pequeña instalación fotovoltaica para autoconsumo directo, reduciendo el consumo energético de la red del proyecto y también su huella de carbono. En concreto se trata de 10 módulos fotovoltaicos de 250 Wp de potencia, con los que se alcanza un total de 2,5 kW de potencia pico, conectados a un inversor Kostal.

La instalación es controlada por el sistema de control de producción y activación de consumos hinnges, el cual se encarga de ajustar la producción fotovoltaica a las necesidades de consumo, a la vez que permite la activación de ciertos consumos en momentos en los que la energía producida excede a la demandada por la planta, asegurando además que no se vierta a la red la energía excedente producida.

 

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *