Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

Un estudio de la Universidad de Illinois demuestra la presencia de microplásticos en varios acuíferos, junto con restos de otros contaminantes de origen doméstico.

Encuentran microplásticos en aguas subterráneas
El grupo de investigadores de la Universidad de Illinois

Es sabido que los microplásticos contaminan las aguas superficiales del mundo; sin embargo, los científicos apenas han comenzado a explorar su presencia en los sistemas de aguas subterráneas. Un nuevo estudio de la Universidad de Illinois (EE.UU.) es el primero en informar sobre la presencia de microplásticos en acuíferos de piedra caliza, una fuente de agua subterránea que representa el 25 por ciento del suministro mundial de agua potable.

El estudio identificó fibras microplásticas, junto con una variedad de medicamentos y contaminantes domésticos, en dos sistemas de acuíferos en Illinois. Los hallazgos se publican en la revista Groundwater .

“El plástico en el medio ambiente se descompone en partículas microscópicas que pueden terminar en las entrañas y las branquias de la vida marina, exponiendo a los animales a los químicos presentes en el plástico”, explica John Scott, investigador del Centro de Tecnología Sostenible de Illinois y coautor del estudio. “A medida que los plásticos se descomponen, actúan como esponjas que absorben contaminantes y microbios y pueden finalmente abrirse camino en nuestro suministro de alimentos”.

El agua subterránea fluye a través de las grietas y vacíos en la piedra caliza, a veces transportando aguas residuales y escorrentía de caminos, vertederos y áreas agrícolas a los acuíferos que se encuentran debajo, recuerda Scott.

Los investigadores recolectaron 17 muestras de agua subterránea de pozos y manantiales, 11 de un acuífero de piedra caliza altamente fracturado cerca del área metropolitana de St. Louis y seis de un acuífero que contiene fracturas mucho más pequeñas en el noroeste del área rural de Illinois.

El estudio informa que todas menos una de las 17 muestras contenían partículas microplásticas, con una concentración máxima de 15,2 partículas por litro en un manantial en el área de St. Louis. Sin embargo, descifrar lo que significa esa concentración es un desafío, dijo Scott, ya que no hay estudios de evaluación de riesgos publicados ni regulación al respecto.

No obstante, los investigadores encontraron que las concentraciones halladas en su investigación son comparables a las concentraciones de microlpásticos en el agua superficial de los ríos y arroyos en el área de Chicago, explica Samuel V. Panno, investigador del Estudio Geológico del Estado de Illinois y autor principal del estudio.

“La investigación sobre este tema está en una etapa muy temprana, por lo que no estoy convencido de que tengamos un marco de referencia para establecer  expectativas o límites de lo que se consideran niveles bajos o altos”, añade Tim Hoellein, profesor de biología en la Universidad Loyola de Chicago y coautor del estudio. “Nuestras preguntas siguen siendo básicas: ¿cuánto hay y de dónde viene?“.

Los investigadores identificaron una variedad de contaminantes de origen doméstico junto con los microplásticos, un indicio de que las fibras pueden haberse originado en los sistemas sépticos.

“Imagínese cuántos miles de fibras de poliéster se abren camino en un sistema séptico simplemente haciendo una carga de ropa en la lavadora“, dice Scott. “Luego considere la posibilidad de que esos fluidos se filtren en el suministro de agua subterránea, especialmente en este tipo de acuíferos donde el agua de superficie interactúa tan fácilmente con el agua subterránea”.

Todavía hay una gran cantidad de trabajo por hacer sobre este tema, dijo Scott. Y anticipa que la contaminación microplástica en el agua superficial y subterránea será un problema en los próximos años.

“Incluso si abandonamos de golpe el uso de los plásticos hoy, seguiremos lidiando con este problema durante años porque el plástico nunca desaparece“, lamenta Scott. “Se estima que se han producido 6.300 millones de toneladas métricas de desechos plásticos desde la década de 1940, y el 79 por ciento se encuentra ahora en vertederos o en el medio ambiente. Para mí, es un concepto extraño que estos materiales estén pensados para un solo uso, incluso estando diseñados para durar para siempre “, concluye.

 

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *