Save pagePDF pageEmail pagePrint page

Cataluña se sitúa 12 puntos por encima de la media española y en línea con países como Bélgica, República Checa y Alemania, líderes europeos en la recuperación de este residuo.

Los catalanes reciclaron el 82,7% de los envases domésticos
El reciclaje de envases en Cataluña se sitúa muy por encima de la media española. Foto: Ecoembes

Ecoembes y la Agència de Residus de Catalunya (ARC) presentaron ayer los últimos resultados de reciclado de los residuos de envases domésticos. Según los datos extraídos, en Cataluña se recuperaron en 2012 más de 224.500 toneladas de envases, alcanzando una tasa de reciclado del 82,7%, 12 puntos porcentuales por encima de la media nacional (70,3%).

Estos datos sitúan a Cataluña en línea con los tres países de la Unión Europea donde más envases se reciclan (Bélgica, República Checa y Alemania) y que, al igual que Cataluña, cuentan con un sistema similar basado en los tradicionales contenedores de recogida selectiva.

La actividad de Ecoembes en Cataluña genera más de 1.375 puestos de trabajo directos y es uno de los principales nichos del llamado “empleo verde”.

Compromiso con el reciclaje

Durante 2012, cada ciudadano catalán aportó una media de 14,9 kilos de envases ligeros (envases de plástico, latas y briks), un 35% más que el promedio nacional. Mientras, la media de envases de cartón y papel depositados en los contenedores azules alcanzó los 20,1 kilos por habitante al año, un 28% más que la media española.

Gran parte del éxito responde a las campañas de concienciación y educación ambiental, pilar fundamental para seguir incrementando las ratios de reciclaje. Sólo en 2012, en Cataluña, se pusieron en marcha más de 60 campañas realizadas por las entidades locales adheridas al convenio.

Cabe destacar en este sentido la conocida campaña de la Generalitat “On Vas, envàs?”, para enseñar al ciudadano cómo reciclar correctamente los envases, y que tuvo una gran repercusión. También se desarrollaron acciones de proximidad mediante elementos comunicativos a lo largo del territorio.

Según el último estudio de hábitos y actitudes de la población realizado en 2012 por Ecoembes, el 84% de los catalanes afirma separar todos o casi todos sus residuos a diario, muy superior al 72% de la media del resto de España. También se destaca en el mismo que el 88% de los catalanes consideran el reciclaje y la separación de residuos actos muy o bastante importantes para el cuidado del medio ambiente, dos puntos por encima de la media del estado español.

Para Óscar Martín, director general Ecoembes, “es un orgullo presentar hoy conjuntamente los últimos resultados de reciclado de envases en Cataluña, que con un 82,7% de reciclado, la sitúan en primera línea en Europa. Asimismo, hoy quiero agradecer a todos los agentes implicados su inmensa contribución a la protección del medio ambiente. En especial, a los ciudadanos catalanes, quienes con su labor diaria de separación de residuos evitan que los envases acaben en un vertedero, logrando reducir el consumo de energía y la emisión de gases de efecto invernadero”.

Para Josep María Tost, director de la ARC, “Los resultados presentados hoy por Ecoembes, correspondientes a los envases adheridos a este sistema, son positivos y demuestran el grado de concienciación de la sociedad catalana, y el esfuerzo que llevan a cabo las entidades locales de Cataluña”

Ecodiseño

En Cataluña, un total de 2.491 empresas contribuyen, con su participación a través del Punto Verde, a la cadena del reciclaje en nuestro país, permitiendo recuperar los envases que ponen en el mercado una vez que éstos se convierten en residuos. Asimismo, las empresas catalanas también destacan por ser las que más iniciativas de ecodiseño implantan para hacer los envases más sostenibles, con un total de 7.750 medidas desde 1999, año en el que arrancó el I Plan de Prevención, y que han supuesto un ahorro desde entonces de 70.000 toneladas de materias primas.

Solo el pasado año pusieron en marcha 757 medidas para reducir la huella ambiental de los envases desde el proceso mismo de su fabricación, a través de la reducción del peso, la incorporación de materiales reciclados o el fomento de la reutilización.

Este tipo de medidas hacen posible, por ejemplo, que una botella de agua incorpore plástico reciclado, que una botella de refresco de 1,5 litros haya disminuido su peso en un 12% en los últimos 10 años, que un yogurt pese la mitad o que lata de cerveza sea un 17% más ligera.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *