Save pagePDF pageEmail pagePrint page

Se han retirado 1.500 toneladas de fracción metálica y 15.000 metros cúbicos de cenizas. Ahora se estudiarán las posibles afecciones que haya podido sufrir el terreno para decidir su tratamiento.

Terminan los trabajos de limpieza de residuos tras el incendio del vertedero de neumáticos de Seseña
Imagen actual del terreno en el que se encontraba el vertedero de neumáticos

El consejero de Medio Ambiente, Administración local y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid, Jaime González Taboada, asistió ayer a la última jornada de los trabajos de limpieza del vertedero de neumáticos de Seseña (Toledo) en la parte de las instalaciones situada en la Comunidad de Madrid, concretamente en el término municipal de Valdemoro.

Culminan así las labores desarrolladas por la Comunidad de Madrid para retirar los residuos que dejó el incendio declarado en la zona el pasado 13 de mayo.

González Taboada ha supervisado la salida de los últimos camiones cargados con las cenizas provocadas por la combustión de los neumáticos, la última fase de unas labores de limpieza que comenzaron el pasado mes de junio.

Entonces, tras extinguirse completamente las llamas y obtener la autorización de la investigación judicial para trabajar sobre el terreno, la Comunidad de Madrid encomendó por tramitación de urgencia a la empresa pública Tragsa la limpieza de la zona situada en territorio madrileño.

Los trabajos, que se han prolongado durante los seis meses establecidos en la encomienda y que han tenido un coste de casi dos millones de euros, han consistido en la caracterización y cuantificación de los residuos, la protección y adecuación de la zona y la retirada de los distintos tipos de deshechos mediante carga, transporte y tratamiento adecuado por un gestor autorizado, además de labores de vigilancia, seguimiento y control ambiental.

Así, los técnicos extrajeron en primer lugar las 1.500 toneladas de fracción metálica que dejó el incendio y, tras recibir a finales de octubre el informe que certificaba que los más de 15.000 metros cúbicos de cenizas producidas por la combustión de los neumáticos eran un residuo no peligroso, comenzaron inmediatamente a retirarlas.

Con la salida ayer de los últimos camiones termina definitivamente la limpieza del terreno, que ahora será analizado para determinar las posibles afecciones que haya sufrido antes de decidir el tratamiento más adecuado para rehabilitarlo.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *