Save pagePDF pageEmail pagePrint page

El Ayuntamiento puso en marcha durante las fiestas un dispositivo especial de limpieza, aumentando la frecuencia de vaciado de papeleras y contenedores, así como los trabajos de aseo urbano.

Un total de 7.500 toneladas de residuos sólidos y 2.200 toneladas de cenizas es el balance del dispositivo especial Limpieza durante las fiestas de Fallas 2014. La concejala delegada de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible del Ayuntamiento de Valencia, Maria Àngels Ramón-Llin, ha ofrecido un balance de las actuaciones del Servicio de Recogida de Residuos, realizadas entre los días 14 al 19 de marzo.

Se trata de cifras muy similares al año pasado: un 3’8% menor en el caso de los residuos (7.800 toneladas en 2013), y un 4’3% en el caso de las cenizas (2.300 toneladas). El dispositivo especial de limpieza ha consistido en reforzar el contingente cotidiano de medios humanos y técnicos (incremento de la frecuencia de vaciado de papeleras y contenedores, ampliación de las labores de barrido tanto mecánico como manual…). De hecho el día de San José estuvo operativo un total de 1.238 trabajadores de limpieza apoyados por más de 360 vehículos especializados.

Durante la celebración de las Fallas se han desarrollado las campañas «Ven a dar la lata» y «El vidre a banda», para mejorar el reciclaje de envases metálicos y de vidrio

Además de la recogida de los residuos, la campaña de Fallas implica el desplazamiento o retirada de determinados contenedores, tanto de recogida selectiva como de basura orgánica, como consecuencia del corte de ciertas calles o de la instalación de carpas y de los propios monumentos falleros.

En algunos casos ha sido necesario incrementar la frecuencia de vaciado, incluso alcanzando en ciertos puntos los tres vaciados al día. Este incremento también se ha extendido a las papeleras que, en determinados lugares, ha llegado a tener una frecuencia de 20 veces al día.

En cuanto a los casos de vandalismo, los datos se mantienen muy estables y en línea con los de los últimos años. En total ha resultado dañados 101 contenedores (unos 40 deberán ser repuestos íntegramente, y el resto pueden ser reparados) y 1.098 papeleras. “Afortunadamente no somos una ciudad ‘vándala’ –ha asegurado Ramón-Llin- dado que las cifras de vandalismo se sitúan en unos parámetros de estabilidad, y suponen un gasto no demasiado significativo, aunque –ha lamentado- siempre hay gente que agrede los equipamientos que son de todos, y que suponen un coste para todos”.

1,7 toneladas de latas recicladas

La delegada de Medio Ambiente puso especial énfasis en la campaña de reciclaje de latas impulsada este año bajo el lema “Ven a dar la lata”, que ha permitido recoger y reciclar 1,7 toneladas de estos envases, un volumen próximo a las cantidades de residuos que cada día se generan durante la mascletà.

Como se recordará, entre los días 14 y 19, los ciudadanos tenían oportunidad de depositar sus latas en puestos atendidos por monitores y situados en el entorno de la plaza del Ayuntamiento entre las 12.00 y las 15.00 horas, y por cada lata reciclada participaban en el sorteo diario de un iPhone 5.

“La campaña ha tenido una participación muy importante –aseguró Maria Àngels Ramón-Llin– ya que se trataba de una propuesta nueva y diferente para incentivar el reciclaje y los buenos hábitos ambientales entre los ciudadanos; ha sido una experiencia muy positiva que queremos repetir en las próximas Fallas”. La cifra de latas recicladas ha sido de 51.342, llevadas directamente hasta los contenedores amarillos por ciudadanos y visitantes de todas las edades, en el marco de una campaña que se ha saldado con numerosas anécdotas y que ha tenido amplia repercusión en las redes sociales.

De manera paralela, se ha repetido la campaña de recogida de envases de vidrio impulsada en 2013, y desarrollada este año bajo el lema “El vidre a banda”. Un total de 107 comisiones falleras han colaborado voluntariamente con el desarrollo de esta iniciativa en colaboración con Ecovidrio, que ha distribuido 56 contenedores en 28 islas de reciclaje por toda la ciudad.

“En cualquier caso –añadió la concejala– Valencia es una ciudad que recicla y mucho, y así nos lo reconocen desde numerosas entidades dedicadas específicamente a ello”. Como dato, cabe destacar que la recogida de vidrio para reciclar se ha incrementado en un 31’5% desde el año 2006. El ejercicio pasado se cerró con una cifra total de 12.000 toneladas de vidrio recogidas para su reciclaje, “y eso –matizó Ramón-Llin– es fruto del esfuerzo de los ciudadanos”.

Foto de portada:
hermenpaca en Flickr (cc)

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *