Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

Hoy mismo comienzan a instalarse los nuevos contenedores de tapa marrón para biorresiduos, que solo podrán abrirse con la tarjeta ciudadana para evitar el depósito de otras fracciones no orgánicas.

Contenedor de materia orgánica en Gijón
Los contenedores de orgánica se abren con tarjeta ciudadana. Foto: RESIDUOS PROFESIONAL

La Empresa Municipal de Servicios del Medio Ambiente Urbano de Gijón (EMULSA Medioambiente) comienza hoy 20 de enero a instalar de forma progresiva los contenedores de tapa marrón para la recogida separada de residuos orgánicos en las calles más céntricas del casco urbano de la ciudad.

De esta forma, todos los habitantes del casco urbano de Gijón contarán con el servicio de recogida de biorresiduos para su reciclaje en biogás y compost, con el objetivo de seguir reduciendo las cifras de generación de residuos urbanos y aumentando las de reciclaje.

Esta última fase de expansión de la recogida de materia orgánica en la zona más céntrica de Gijón afecta a algo más de 100.000 habitantes. Se instalarán aproximadamente la mitad de los 1.155 contenedores de tapa marrón que se habían adquirido en septiembre de 2016, y buena parte de los cuales ya han sido ubicado por fases en los barrios que rodean al casco urbano.

Los nuevos contenedores solo se abren con la tarjeta ciudadana para garantizar en la medida de lo posible que únicamente se depositen residuos orgánicos. Se colocarán junto a los de la fracción no reciclable y con el objetivo de agrupar las cinco fracciones de residuos (no orgánico, orgánico, papel y cartón, envases y vidrio), en islas completas de contenedores.

Una vez que finalice la instalación de los contenedores marrones en el casco urbano de la ciudad continuará la renovación de los del resto de residuos, en una segunda fase que se llevará a cabo previsiblemente en el último trimestre del año. Una vez concluida esa renovación, se realizará la misma operación en la zona periurbana y en el resto de la zona rural.

El contenedor de tapa marrón es el único además que se abre utilizando la tarjeta ciudadana, debido fundamentalmente a que es importante que los residuos cumplan los requisitos de calidad para poder reciclarse en forma de biogás y compost.

Al contenedor marrón deben tirarse los residuos de alimentos, cocinados o no, además de servilletas o manteles de papel usados y sucios, tapones de corcho, cerillas, serrín, posos de café o bolsitas de infusiones.

Campañas de concienciación ciudadana

EMULSA desarrollará entre 3 de febrero y el 3 de abril, una campaña de información y sensibilización para explicar directamente a la ciudadanía el nuevo funcionamiento de la recogida separada orgánica, los beneficios medioambientales y la tipología de residuos que se pueden depositar en los contenedores de tapa marrón.

Para ello se realizarán distintas acciones destinadas a la ciudadanía, a escolares y a generadores singulares de hostelería o comercio.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *