Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

A partir del próximo lunes se empezarán a instalar 170 nuevos contenedores de biorresiduos de origen doméstico que se aprovecharán para obtener compost y biogás.

Se amplía la recogida de materia orgánica a nuevos barrios de Gijón
Los contenedores de materia orgánica se distinguen por su tapa marrón. Foto: RESIDUOS PROFESIONAL

La Empresa Municipal de Servicios de Medioambiente Urbano de Gijón (EMULSA) iniciará la próxima semana de forma progresiva la recogida selectiva de residuos orgánicos destinados al reciclaje en la zona oeste del Municipio de Gijón, que se suma así a varios barrios de la ciudad en los que ya se realiza.

A partir del lunes 17 EMULSA instalará 170 contenedores con tapa de color marrón, comenzando por la zona de El Lauredal hasta abarcar, antes de final de año, el barrio de La Calzada, una zona de El Cerillero y otra de El Natahoyo, que suman 15.300 viviendas y 33.000 habitantes, con lo que el 25% de la población gijonesa, cerca de 65.000 habitantes, podrá reciclar sus residuos orgánicos al finalizar 2018.

EMULSA desarrollará una campaña informativa y de sensibilización ciudadana con medio centenar de actividades entre el 17 y el 31 de diciembre.

Según recuerda la entidad en un comunicado, “el 40% de los residuos que los ciudadanos depositamos en los contenedores de fracción no reciclable  son orgánicos y pueden reciclarse”. De esta forma se disminuiría la cantidad de residuos destinados a vertedero y aumentaría la tasa de reciclaje. “La UE obliga a reciclar en 2020 el 50% de los residuos que generamos y en 2017 en Gijón llegábamos al 25%”, añade el texto. Con la incorporación paulatina de la recogida selectiva de biorresiduos, se espera avanzar en la consecución de los objetivos europeos.

EMULSA inició, en marzo de 2005, un proyecto piloto de recogida separada de residuos orgánicos que se ha ido extendiendo progresivamente hasta alcanzar una población de 35.000 ciudadanos, que el año 2017 depositaron 491.000 kilogramos de residuos orgánicos para su transformación en compost y biogás en las instalaciones de Cogersa, evitando su depósito en el vertedero.

En lo que va de 2018 EMULSA ha gestionado 645.000 kg de residuos orgánicos, por lo que en estos tres años los barrios participantes han aportado 1.523.000 kg de biorresiduos que se han convertido en compost o biogás.

 

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *