Save pagePDF pageEmail pagePrint page

Un informe asegura que que la acciones que encabezan la jerarquía de residuos –prevención, reutilización y reciclaje– tienen un margen considerable para reducir las emisiones que provocan el cambio climático.

La gestión de residuos, clave en una economía baja en carbono
Una adecuada gestión de residuos es esencial para lograr una economía baja en carbono. Foto: RESIDUOS PROFESIONAL

Un nuevo informe revela que el sector de los residuos tiene un papel clave en el desarrollo de una economía baja en carbono y la reducción de gases de efecto invernadero (GEI). Este estudio se hizo público el pasado 27 de octubre en parís, con motivo de la próxima cumbre sobre cambio climático (COP21), que tendrá lugar en diciembre en la capital francesa.

El informe fue encargado a Eunomia por Zero Waste Europe, en colaboración con Zero Waste France y la Asociación de Ciudades y Regiones por el Reciclaje y la Gestión Sostenible de los Recursos (ACR+).

Según el estudio, el papel desempeñado por la prevención de residuos y la mejora de la gestión de los residuos en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y en el desarrollo de una economía baja en carbono ha sido significativamente subestimado, en parte debido a la estructura de los inventarios nacionales de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (UNFCCC).

El informe proporciona un examen preciso del verdadero impacto de la gestión de residuos en el cambio climático y las emisiones de carbono. Confirma que la acciones que encabezan la jerarquía de residuos –incluidas las iniciativas de prevención de residuos, la reutilización y el reciclaje– tienen un margen considerable para reducir las emisiones que provocan el cambio climático.

Como indica el documento, “una estrategia respetuosa con el clima, en cuanto a materiales y residuos, será aquella en que los materiales son continuamente reintroducidos en la economía, y donde se minimice la fuga de materiales en los tratamientos de residuos”.

Por ejemplo, el reciclaje de una tonelada de envases de plástico puede suponer un ahorro de 500 kg CO2 equivalente, mientras que el uso de una tonelada menos de envases de plástico evita hasta seis veces más emisiones (tres toneladas de CO2 equivalente).

11 recomendaciones

El informe recoge 11 recomendaciones clave, reclamando un rediseño de las políticas sobre residuos para que prioricen las primeras opciones de la jerarquía de residuos (prevención, reutilización y reciclaje), y la inmediata reasignación de subsidios de financiación que actualmente apoyan la generación de energía a partir de residuos.

Según el informe, en una economía “descarbonizada”, tecnologías como la incineración serán menos atractivas

Estas recomendaciones ponen énfasis en la corrección de las cuestiones metodológicas que actualmente impiden que los Estados miembros y la Unión Europea apliquen políticas sobre residuos eficientes en términos de emisiones de gases de efecto invernadero.

El informe revela que en una economía “descarbonizada”, necesaria para mitigar los peores impactos del cambio climático, tecnologías como la incineración serán opciones menos atractivas y, en definitiva, un obstáculo para una economía baja en carbono.

Según Mariel Vilella, directora asociada de Zero Waste Euroe y responsable del Programa de Política Climática, “desde hace mucho el impacto sobre el clima de la gestión de los residuos ha sido subestimado. Ahora está claro que la prevención de residuos, la reutilización y el reciclaje son soluciones al cambio climático que necesitan ser completamente integradas en una economía baja en carbono”. Y añadió que tanto a nivel internacional como de la UE, ha llegado el momento de apoyar a estas opciones en lugar de financiar la incineración de residuos, “que de hecho contribuye al cambio climático y sustrae su medio de vida a recicladores de todo el mundo”

Delphine Lévi Alvarès, de Zero Waste France, expresó que “con Francia acogiendo la COP21 en diciembre, es una verdadera oportunidad para sensibilizar a los responsables políticos sobre el impacto real de la gestión de los residuos sobre el cambio climático”, y abogó por incluir estrategias de cero residuos en las agendas de soluciones para la mitigación del cambio climático.

Finalmente, Françoise Bonnet, secretaria general de ACR+, aseguró que “una gestión eficiente e inteligente de los residuos es clave para una economía baja en carbono. Aún así, es sólo la punta del iceberg de un impacto mucho mayor que puede lograrse a través de la eficiencia de los recursos y adoptando una perspectiva de ciclo de vida”.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *