Save pagePDF pageEmail pagePrint page

El tráfico rodado es el causante del 70% de las emisiones de NO2 (dióxido de nitroso) en las ciudades, que afecta principalmente al sistema respiratorio.

El tráfico rodado es el principal causante de la contaminación atmosférica en las ciudades
Madrid es una de las ciudades que ha vivido episodios de elevados niveles de contaminación

Un tercio de los ciudadanos españoles respira un aire contaminado perjudicial para la salud, según los valores legales marcados por la Unión Europea, y en el que influye de manera importante el tráfico rodado de las ciudades. Así lo asegura la Asociación de Empresas Gestoras de Transportes Colectivos Urbanos (ATUC) en un análisis realizado con motivo de los episodios de alta contaminación que han protagonizado algunas ciudades como Valencia, Barcelona o Madrid.

Esta situación ha provocado que la capital de España haya aprobado un nuevo protocolo de actuación más exigente en caso de elevados niveles de contaminación y que ponga en marcha un Plan de Calidad del Aire de 2017 a 2020. Por su parte, el área metropolitana de Barcelona quiere vetar los diésel más contaminantes a partir del 2018.

El estudio de ATUC, que recoge datos de Ecologistas en Acción y la Agencia Europea de Medio Ambiente, pone de manifiesto cómo la contaminación atmosférica causa más de 25.000 muertes al año en España. Además, la mala calidad del aire en España nos cuesta unos 38.000 millones de euros anuales.

El tráfico rodado es el causante del 70% de las emisiones de NO2 (dióxido de nitroso) en las ciudades, que afecta principalmente al sistema respiratorio. Por eso, la patronal reclama medidas que cambien el modelo actual de movilidad para conseguir ciudades más limpias, sanas y habitables.

Precisamente, el uso del transporte público evita la emisión de hasta 5 millones de toneladas de CO2 al año según los datos de ATUC, lo que lo convierte en una de las opciones más recomendables para mejorar la calidad del aire.

Un autobús equivale a 50 coches

A este respecto, tan sólo un autobús equivale a 50 coches, cifra que sube hasta los 400 vehículos en el caso del metro. Así, una reducción del tráfico privado evitaría la compra de 700 millones de litros de combustible al año, una cuestión que no es baladí si tenemos en cuenta que el 80% de la energía que consume España es importada.

El estudio de ATUC pone de manifiesto cómo la contaminación atmosférica causa más de 25.000 muertes al año en España

Por ello, la Asociación apuesta por medidas que promuevan un sistema de movilidad sostenible como el estacionamiento regulado, la promoción de la bicicleta y el vehículo compartido (de manera particular o a través del servicio público de taxi o de flotas de ‘car-sharing’), o la creación de áreas de prioridad residencial.

Asimismo, desde ATUC reclaman un mayor fomento del transporte público. En grandes ciudades como Madrid o Barcelona, el usuario exige que el transporte público sea hasta un 20% más rápido que el coche para seleccionarlo como método de desplazamiento, según datos de RACC.

Por tanto, soluciones como la prioridad en los semáforos, las paradas dobles o la implantación de carriles bus próximos a intersecciones, son esenciales para mejorar la velocidad comercial del autobús.

Reducir las emisiones del sector

Si bien es cierto que el transporte público también expulsa a la atmósfera elementos nocivos, ATUC recuerda que estas emisiones son siempre menores que las que provocaría el trafico que logra eliminar. En este sentido, aunque el transporte público no es el responsable de la contaminación es las ciudades sino el gran trafico que soportan, los gestores ya están trabajando para conseguir flotas más sostenibles.

Es el caso de la reconversión de autobuses diésel y de gas natural comprimido a híbridos, que pueden reducir las emisiones hasta en un 35%. Una solución que se ha probado con éxito en Barcelona, dónde TMB cuenta con la flota más limpia de Europa desde finales de 2012.

Del mismo modo, los gestores del transporte colectivo también están trabajando en los autobuses completamente eléctricos, que en ciudades de medio millón de habitantes pueden suponer un ahorro de hasta 10 millones de euros. En España, algunas empresas ya han puesto en circulación este tipo de vehículo como Dbus en San Sebastián, TMB, o la EMT de Madrid (ésta última cuenta con una flota de minibuses).

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *