Save pagePDF pageEmail pagePrint page

Agricultores de la zona aseguran que se están descargando en sus parcelas tierra contaminada que traen camiones desde la nave quemada.

Agricultores denuncian el vertido de tierras del incindio de Chiloeches en sus parcelas
Camiones descargando tierras procedentes de la nave quemada en Chiloeches en suelos agrícolas. Foto: APAG

El secretario general de la Asociación Provincial de Agricultores y Ganaderos de Guadalajara (APAG), Antonio Torres, y su director técnico, Angel Morales, visitaron esta semana varias parcelas agrícolas afectadas por los trabajos que se han llevado a cabo tras el incendio de la planta de residuos en el polígono Albolleque de Chiloeches.

Los agricultores afectados aseguran que 4 o 5 días después del incendio, los operarios de la empresa Tragsa, que lleva a cabo los trabajos, empezaron a meter camiones y descargar tierra contaminada en parcelas de su propiedad, sin que nadie les pidiera permiso ni les informara de nada.

Calculan que puede haber unas 9 hectáreas de labor afectadas y bastantes más en los barrancos (en los que se han realizado desmontes y excavaciones).

Si bien los agricultores entienden la actuación de urgencia en el momento de la extinción, no comprenden que nadie les haya informado y estén usando sus parcelas “como campa”. Por este motivo, APAG ha solicitado una reunión con el director provincial de Agricultura para gestionar las reclamaciones oportunas.

Los afectados piden que las parcelas se dejen como estaban; para ello es necesario reponer el suelo con tierra vegetal y nivelar las parcelas con láser, para que puedan volver a tener uso agrícola.

Jesús Manuel, unos de los agricultores afectados, afirma que su parcela ya se ha perdido para la próxima campaña, a no ser que se haga una actuación muy rápida de reposición del suelo; este agricultor asegura que los camiones descargan en su parcela tierra contaminada que traen desde la nave quemada, unos 2 km más arriba, y después vienen otros camiones y se la llevan. Además, han cogido tierra de las parcelas agrícolas para realizar los diques de contención, “y si los hubieran hecho 200 metros más arriba no hubieran perjudicado a nadie” dice.

Otro de los afectados asegura que “han entrado en nuestras parcelas como elefante en cacharrería y esto no se debe hacer así, pues es una propiedad privada, aunque no esté vallado”.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *