Save pagePDF pageEmail pagePrint page

La empresa Masias Recycling ha desarrollado Covertech Biodry, una solución para producir combustible a partir de RSU con un elevado poder calorífico, como alternativa al consumo de recursos fósiles.

El sistema Covertech Biodry aumenta hasta un 70% el poder calorífico inferior de los residuos sólidos urbanos
Residuos sometidos al proceso de biosecado

La multinacional Masias Recycling ha desarrollado una solución tecnológica para que los residuos sólidos urbanos (RSU) pueden ser convertidos en materia seca con un alto poder calorífico, preparados para actuar como combustible sólido recuperado (CSR) en industrias como la cementera o la eléctrica. En concreto, Covertech Biodry –así es como se llama este sistema– mejora el PCI (poder calorífico inferior) del residuo hasta en un 70% a través del biosecado.

Enmarcado en los parámetros de la economía circular impulsada desde la UE, Covertech busca desarrollar sistemas de negocio de ciclo cerrado que permitan un crecimiento económico que no esté asociado a un consumo de recursos fósiles.

Actualmente, en España más del 50% de los RSU terminan enterrados en vertederos. Este porcentaje es mucho más alto en países en desarrollo o en economías emergentes, donde puede elevarse hasta el 90%.

En el mejor de los casos, el material que se deposita en el vertedero se bioestabiliza para reducir su contaminación, pero finalmente se entierra sin darle ningún otro uso alternativo y sin volverlo a introducir en el ciclo económico.

De esta manera, el sector residuos es responsable del 5% a las emisiones totales de gases de efecto invernadero (GEI), siendo una de sus principales fuentes los procesos de descomposición de la materia orgánica de los vertederos.

Desde Masias Recycling argumentan que mientras una gran cantidad de recursos siguen enterrados, un gran número de industrias necesitan fuentes de energía; preferiblemente sin tener que consumir más recursos fósiles. “El objetivo es eliminar la deposición a vertedero para obtener un residuo capaz de actuar como combustible mientras aportamos nuestra tecnología para reducir al máximo las emisiones de GEI”, afirma Jordi Sala, CEO de la compañía.

El sistema Covertech Biodry aumenta hasta un 70% el poder calorífico inferior de los residuos sólidos urbanosFracción orgánica

Esta empresa, con sede en Sant Joan Les Fonts (Girona), ha centrado sus esfuerzos en el desarrollo de una tecnología capaz de transformar toneladas de residuos en CSR con un alto poder calorífico, centrándose en la fracción húmeda del residuo. “Podemos aportar soluciones completas a través de Covertech puesto que la fracción orgánica sigue siendo, a pesar de todo, un 50% de todo el residuo sólido urbano generado”, explica Frederico Contente, Key Account Manager de la compañía.

Es por eso que el objetivo de Covertech Biodry es convertir RSU con un índice de humedad de entre el 40% y el 70% en combustible alternativo con humedad inferior al 20%. De esta manera se alcanza un elevado poder calorífico capaz de sustituir combustibles fósiles y ser utilizado como combustible alternativo.

¿Realmente todo el material que se entierra en los vertederos no tiene valor? Nosotros estamos convencidos de que sí lo tiene y apostamos por ello a través del biosecado”, afirma Contente.

Este proceso tecnológico de biosecado se basa en el principio de descomposición de materia orgánica para conseguir un aumento de temperatura, acelerando el proceso de secado. Lo hace, además, con un valor añadido: la reducción de costes y espacio debido a la eficiencia de la lona FR-COMPOSPLY, desarrollada exclusivamente para este proceso.

Los resultados que obtenemos con Covertech Biodry suponen un incremento de hasta un 70% del poder calorífico para industrias como la cementera o la térmica energética”, asegura Contente.

Generar combustible a partir de RSU es una alternativa rentable a las fuentes de energías fósiles no renovables. El biosecado es una tecnología sostenible relativamente nueva, con apenas un par de años de historia. “Es aún muy minoritaria pero su potencial y recorrido, ilimitado. En concreto, el Banco Mundial estima que el residuo urbano ascenderá en 2025 a 2,2 billones de toneladas al año, con tendencia creciente”, concluye Contente. Ante este problema, su empresa propone esta tecnología como parte de la solución.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *