Save pagePDF pageEmail pagePrint page

La Asociación nacional de fabricantes de biocombustibles y combustibles renovables apuesta por el uso de la fracción de la basura que no se recicla para generar carburante menos contaminante.

Proponen obtener biocombustibles a partir de residuos para reducir el vertido
Residuos urbanos. Foto: RESIDUOS PROFESIONAL

Los biocombustibles de segunda generación a partir de los residuos urbanos pueden ayudar a España a cumplir con la nueva legislación medioambiental europea, pues son capaces de reducir en un 30% los restos que acaban en vertedero y su combustión emite un 97% menos de CO2 que los carburantes fósiles.

Así lo ha asegurado a EFEverde el presidente de la Asociación nacional de fabricantes de biocombustibles y combustibles renovables (AFABIOR), Santiago Verda, que apuesta por el uso de la fracción de la basura que no se recicla para generar carburante menos contaminante.

La parte que ni se composta ni se recicla del contenedor gris -el Combustible Sólido Recuperado (CSR)- supone aproximadamente el 30% del total y, según Verda, contiene un “alto poder calorífico“, por lo que “tradicionalmente, se vendía a las compañías cementeras”.

Sin embargo, como las cementeras españolas hoy en día “no funcionan como antes”, el 90% de este CSR acaba en vertederos, ha señalado.

Por ello, esta asociación de empresas se sirve de una tecnología “pionera en España” para tratarlo y obtener de él “un líquido que utilizamos como carburante”.

AFABIOR argumenta que a partir de la próxima década los biocombustibles de segunda generación serán los únicos permitidos en la UE

Según Verda, un litro de este biocombustible emite un 97 % menos de CO2 que uno de combustible fósil, por lo a su juicio será una buena vía para alcanzar los nuevos objetivos europeos en relación a, por un lado, las emisiones de gases invernadero y, por otro, la gestión de residuos.

El nuevo paquete de economía circular acordado en diciembre en la Eurocámara obligará a los Estados miembro a valorizar al menos el 50% de sus residuos municipales en 2020, y a limitar la cantidad que puede llegar a vertederos a un 10%. Sin embargo, según recuerda Verda, España está lejos de llegar a esos objetivos.

El vertido en España es “más barato”

En este sentido, ha recordado que España tiene la tasa sobre el vertido de residuos más baja de Europa, y ha asegurado que ello conduce a otros países europeos con tasas más altas a pagar por exportar su basura y que se almacene en los vertederos españoles.

“En España, de media -pues depende de cada Comunidad-, por cada tonelada que acaba en un vertedero los recicladores pagan en torno a 25 euros, mientras que en los países de la Europa moderna la tonelada cuesta unos 150 euros, incluso puede ascender a los 200”, ha aseverado.

Por otra parte, el presidente de AFABIOR ha argumentado que los biocombustibles de segunda generación serán los únicos permitidos en la Unión Europea a partir de la próxima década, tal como se ha acordado este mes en las discusiones de Parlamento en Estrasburgo (Francia) sobre la reforma energética.

Los agrocombustibles de primera generación que actualmente se importan en Europa desde Sudamérica e Indonesia “se llaman así porque requieren la planta de colza y soja en estos países”, ha señalado este experto, y ha recalcado que la tala de árboles que conlleva su cultivo deja el saldo energético en negativo, por lo que “progresivamente se abrirá paso a los biocombustibles de segunda generación”.

Fuente:
Efeverde

One Response to “Biocombustibles a partir de residuos, una vía para reducir el vertido en España”

  1. Bernat Ibáñez Oliver, Responder

    Buenos días,

    A mi entender estamos mezclando conceptos: biocombustible, biomasa y CSR. Teniendo en cuenta que los biocombustibles deben de proceder de biomasa, y que biomasa incluye la fracción biodegradable de los residuos, decir que del CSR se pueden hacer biocombustibles me parece cuanto menos atrevido. Algo de orgánica puede tener pero su elevado PCI le viene de plásticos, textiles…..Si el CSR fuera biomasa (y por tanto se pudieran producir biocombustibles de él) no tendría ningún problema su combustión, como lo es la leña de en nuestros hogares, y no haría falta pasarlo a líquido. Creo, sinceramente que el CSR no es biomasa. Otra cosa, sería que los biorresiduos (leyes de residuos) sí son biomasa (leyes de energías) a los efectos de biocombustibles.
    Creo que desde el sector se está creando una especie de creencia de que todo los combustibles que proceden de residuos son biocombustibles y eso me parece erróneo.
    Además, la condición de residuos del CSR no se pierde al pasarlo a combustible líquido….. Con ello del CSR se puede hacer un combustible pero que sólo puede ser “quemado” en instalaciones de incineración de residuos.
    Soy consciente que todo esto va en contra de la economía circular pero residuo sigue siendo hasta que no establezca una clara condición de fin de residuo.
    Estaría encantado de contactar con profesionales con opinión al respecto porque creo que la confusión es general y yo mismo interpreto la legislación unos días de una forma y otras de otra, como creo que lamentablemente hace la administración también.
    Mi correo bibanez@becsa.es

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *