Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

La propuesta de ECOS es que los consumidores dispongan de información complementaria al comportamiento energético de los productos, como la duración estimada, la disponibilidad de piezas de repuesto o las actualizaciones de software.

Reclaman la inclusión de información sobre la circularidad de los productos en la etiqueta energética

A principios de este año, la Comisión Europea adoptó nuevas etiquetas de información energética mejoradas para varios aparatos eléctricos domésticos y comerciales.

A medida que Europa se esfuerza por renovar esta conocida guía de la UE para obtener mejores productos, ECOS, organización ambiental especializada en políticas de estandarización y técnicas de productos, considera que ya es hora de que la etiqueta energética también informe a los consumidores sobre la durabilidad y la capacidad de reparación de los productos, y ayude a cumplir los objetivos de la economía circular.

El gráfico que encabeza esta noticia explica cómo la etiqueta energética podría incorporar nueva información sobre la circularidad de los aparatos, para seguir ayudando a los europeos a elegir mejores productos.

En resumen, además de la información sobre el rendimiento energético del producto, la etiqueta también debe guiar a los consumidores hacia productos eléctricos y electrónicos que:

  • Sean de larga duración: al mostrar información sobre la garantía ofrecida, la duración esperada del producto o sus partes y el tiempo durante el cual estarán disponibles las actualizaciones de software.
  • Sean fáciles de reparar: al darle al producto una calificación o información sobre parámetros individuales como la disponibilidad de instrucciones de reparación o piezas de repuesto.
  • Tengan un menor impacto ambiental: informando sobre parámetros ambientales clave, como el consumo de agua, el nivel de sonido o la toxicidad de los productos.

 

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *