Save pagePDF pageEmail pagePrint page

Estos dispositivos permitirán monitorizar en todo momento el estado de los contenedores con el objetivo de optimizar el servicio, adaptándolo a las necesidades reales de cada localidad.

Bizkaia instalará sensores en contenedores de envases

Tras los buenos resultados de la prueba piloto realizada entre abril y octubre del año pasado en Gorliz, la Diputación Foral de Bizkaia ha decidido implantar el sistema de monitorización de contenedores amarillos (de recogida de envases) en las localidades de Ea, Etxebarria, Lanestosa, Ubide, Ereño y Amoroto. Así, a través de la empresa pública foral Garbiker, ha suscrito un nuevo acuerdo con la startup vizcaína Hirisens, que trabaja en el sector del Internet de las Cosas, para colocar 40 sensores en otros tantos contenedores de estos municipios. Las localidades en las que se va a implantar el sistema se han seleccionado por ser municipios con baja población y en los que los contenedores se instalan de manera más dispersa, por las propias características de sus núcleos de población.

El sistema de monitorización consiste en la instalación de un sensor inalámbrico en cada uno de los contenedores, que recoge datos sobre el nivel de llenado y la temperatura a la que se encuentra el depósito. Este aparato también informa sobre incidencias, como posibles incendios, vuelco, desbordamiento, obstrucción o fuga en los contenedores. Todos estos datos se monitorizan diariamente en una plataforma de análisis y se envían semanal y mensualmente a Garbiker (salvo las incidencias, de las que se da cuenta en el momento en el que se produzcan), vía correo electrónico. Además, los datos recogidos pueden consultarse a través de una plataforma web en cualquier momento del día.

Las rutas se establecerán en función del nivel de llenado de los contenedores, reduciendo la huella ecológica del servicio de recogida

Gracias a este sistema de monitorización, se pueden optimizar las rutas de recogida, ya que se conoce con exactitud qué contenedores se encuentran llenos para proceder a su vaciado. Y ello redunda, a su vez, en un ahorro de los costes del servicio y una mejor organización del trabajo, ya que las rutas se establecen en función de los niveles de llenado de los contenedores, además de reducir la huella ecológica del servicio de recogida de los contenedores.

El sistema -que puede implantarse sin problemas en los contenedores amarillos porque los envases ligeros no generan olores ni lixiviados y, por tanto, la recogida puede adecuarse al llenado- permite también conocer el comportamiento de los usuarios y determinar sus niveles de uso por días, semanas o meses, el rendimiento comparativo por ubicación de los contenedores o cómo influyen los días festivos y los eventos en las necesidades de recogida, entre otras cuestiones.

Resultados de la prueba piloto

La prueba piloto realizada el año pasado en Gorliz ha permitido conocer algunos aspectos relevantes sobre el hábito de uso de los contenedores monitorizados (seis) ubicados en diferentes zonas de esta localidad costera.

Con respecto al porcentaje de llenado, tres de los contenedores monitorizados tuvieron un porcentaje medio de llenado del 30%, lo que implica un bajo nivel de uso, y en otros tres no se supera el 50% de media, alcanzando sus porcentajes de llenado máximo en escasos días. Al analizar el promedio de nivel de llenado por día de la semana, se constató que los domingos eran las jornadas en las que ese porcentaje de llenado es mayor (45,83%), mientras que los viernes fueron los días de menor uso (15,52%).

Tras el análisis de estos datos, se plantearon 7 medidas de cara a futuro:

  • Reubicación de los contenedores en zonas de bajo uso.
  • Instalación de un contenedor adicional en una zona de máxima afluencia de usuarios.
  • Optimización de las rutas de recogida en función del llenado de los diferentes contenedores.
  • Incremento estacional del número de contenedores.
  • Reubicación de contenedores a zonas más visibles.
  • Alejamiento de los contenedores de zonas sensibles.
  • Diseño de campañas sensibilización para uso de contenedores en zonas de menor llenado.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *