Save pagePDF pageEmail pagePrint page

La Diputación coloca dispositivos inalámbricos en 10 contenedores de envases para recoger datos de su uso y optimizar el sistema de recogida de residuos.

Bizkaia pone en marcha una prueba piloto con sensores en los contenedores de reciclaje
Fernando Presa, de Hirisens, y la diputada Elena Unzueta muestran los sensores que se usarán en la prueba piloto

La Diputación Foral de Bizkaia, en colaboración con una start up vizcaína Hirisens, que trabaja en el ámbito del internet de las cosas, puso en marcha ayer una prueba piloto de monitorización de diez contenedores de envases ubicados en el municipio de Gorliz. Gracias a un acuerdo alcanzado por la empresa foral Garbiker con esta pyme, se instalarán sensores en estos depósitos durante seis meses para obtener datos de los mismos.

Con ello, se persigue un doble objetivo: por un lado, estudiar la viabilidad de la aplicación de técnicas innovadoras que permitan ofrecer un servicio más eficaz a la ciudadanía y optimizar los recursos destinados a la recogida de residuos, y por otro, apoyar el desarrollo de una empresa de reciente creación.

El sistema desarrollado por esta pyme consiste en la instalación de un sensor inalámbrico en cada uno de los contenedores que recogerá datos sobre el nivel de llenado y la temperatura a la que se encuentra el depósito. También informará de incidencias como posibles incendios, vuelco, desbordamiento, obstrucción o fuga en los contenedores.

Todos estos datos se monitorizarán diariamente en una plataforma de análisis y se enviarán semanal y mensualmente a Garbiker (salvo las incidencias, de las que se dará cuenta en el momento en el que se produzcan) vía correo electrónico. Además, podrán consultarse a través de una plataforma web en cualquier momento del día.

Entre otras cuestiones, el sistema permitirá conocer los niveles de uso de los contenedores y determinar las necesidades de recogida

En este sentido, la diputada de Sostenibilidad y Medio Natural, Elena Unzueta, indicó que si la prueba se desarrolla según lo previsto, el sistema permitiría optimizar las rutas de recogida, ya que se conocería con exactitud qué contenedores se encuentran llenos para proceder a su vaciado.

“Esto permitiría un ahorro de los costes del servicio y una mejor organización del trabajo, ya que las rutas se establecerían en función de los niveles de llenado de los contenedores, lo que supondría un ahorro de costes y también una reducción de la huella ecológica de este servicio”, apuntó Unzueta.

Todas estas cuestiones son las que han movido a poner en marcha esta prueba piloto con un sistema que, además, permitirá conocer el comportamiento del servicio y determinar sus niveles de uso por días, semanas o meses, el rendimiento comparativo por ubicación de los contenedores o cómo influyen los días festivos y los grandes eventos en la necesidad de recogida, entre otras cuestiones.

“Esta prueba piloto nos permite avanzar en nuestro objetivo de buscar nuevas herramientas de gestión, buscar sistemas innovadores que permitan ofrecer un servicio más eficaz y optimizar los recursos que empleamos”, explicó la diputada foral de Sostenibilidad y Medio Ambiente.

Unzueta destacó también el valor de que sea una empresa local la que haya desarrollado los sensores a emplear en el proyecto: “Aprovechamos el conocimiento generado en Bizkaia y lo aplicamos para mejorar el servicio que prestamos. Se trata de un acuerdo que beneficia tanto a esta Diputación como a la pyme que ha creado este sistema”.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *