Las nuevas normas adoptadas ayer pretenden fomentar las inversiones verdes etiquetando las actividades que se consideran ambientalmente sostenibles, y evitar a su vez el denominado ‘greenwashing’ o lavado de imagen verde.

La UE define las inversiones sostenibles
Las inversiones sostenibles deben ayudar a que la UE sea neutra en carbono en 2050

El Parlamento Europeo aprobó ayer la nueva legislación sobre inversiones sostenibles, que establece seis objetivos ambientales y permite etiquetar una actividad económica como ambientalmente sostenible si contribuye al menos a uno de los objetivos sin dañar significativamente a ninguno de los otros.

Dichos objetivos son:

  • Mitigación y adaptación al cambio climático.
  • Uso sostenible y protección del agua y los recursos marinos.
  • Transición a una economía circular, incluida la prevención de residuos y el aumento del uso de materias primas secundarias.
  • Prevención y control de la contaminación.
  • Protección y restauración de la biodiversidad y los ecosistemas.

Establecer criterios europeos «verdes» claros para los inversores es clave para recaudar más fondos públicos y privados para que la UE pueda ser neutral en carbono para 2050, como se establece en el Pacto Verde Europeo. Al mismo tiempo, ayudará a evitar el denominado ‘greenwashing o lavado de imagen verde, ese intento de hacer pasar por ecológico y sostenible algo que realmente no lo es.

La Comisión estima que Europa necesita alrededor de 260.000 millones de euros anuales en inversiones adicionales para alcanzar sus objetivos climáticos y energéticos para 2030. En una resolución del pasado mes de mayo, los eurodiputados también pidieron que las inversiones asociadas al plan de recuperación del COVID-19 se prioricen como parte del Pacto Verde.

“La taxonomía para la inversión sostenible es probablemente el desarrollo más importante para las finanzas desde la contabilidad. Será un cambio de juego en la lucha contra el cambio climático”, dijo la finlandesa Sirpa Pietikainen, negociadora principal de la Comisión de Medio Ambiente. “Hacer más ecológico el sector financiero es un primer paso para hacer que las inversiones sirvan a la transición hacia una economía neutral en carbono”, agregó.

“Todos los productos financieros que afirman ser sostenibles deberán demostrarlo siguiendo criterios estrictos y ambiciosos de la UE. La legislación también incluye un mandato claro para que la Comisión comience a definir actividades perjudiciales para el medio ambiente. Eliminar esas actividades e inversiones es tan importante para lograr la neutralidad climática como apoyar las actividades descarbonizadas”, dijo el holandés Bas Eickhout, relator de la Comisión de Asuntos Económicos.

Actividades de transición y habilitación

Las actividades que son incompatibles con la neutralidad climática pero que se consideran necesarias en la transición hacia una economía climáticamente neutral se denominan actividades de transición o habilitadoras, y deberán tener niveles de emisiones de gases de efecto invernadero correspondientes al mejor desempeño del sector.

Los combustibles fósiles sólidos, como el carbón o el lignito, están excluidos, pero el gas y la energía nuclear podrían ser etiquetados como una actividad habilitadora o de transición siguiendo el principio de «no hacer daño significativo».

La ley entrar en vigor después de su publicación en el Diario Oficial. La Comisión actualizará periódicamente los criterios técnicos de selección para las actividades de transición y habilitación. Para el 31 de diciembre de 2021, debe revisarlos y definir criterios para identificar actividades que tengan un impacto negativo significativo.

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *