En una declaración conjunta, ESWET, CEWEP, FEAD y Municipal Waste Europe afirman que ignorar la valorización energética conducirá a sistemas de gestión de residuos incompletos y perjudiciales para el medio ambiente.

Planta de valorización energética de residuos de Zabalgarbi
Planta de valorización energética de residuos. Foto: RESIDUOS PROFESIONAL

Cuatro asociaciones que representan a empresas públicas y privadas de toda la cadena de valor de la gestión de residuos han pedido a la Comisión Europea y a la Plataforma de Financiación Sostenible que establezcan criterios técnicos de selección para el tratamiento de residuos no peligrosos en plantas de conversión de residuos en energía en el marco de la taxonomía de inversiones sostenibles.

La Plataforma de Financiación Sostenible de la CE está concluyendo su proyecto de criterios para las actividades que contribuyen a cuatro objetivos medioambientales, incluida la transición a una economía circular. Se trata de un intento de atraer financiación hacia actividades sostenibles.

En una declaración conjunta, ESWET, CEWEP, FEAD y Municipal Waste Europe lamentan que el proyecto de informe publicado el pasado mes de agosto pasa por alto una parte importante de la gestión de los residuos: el tratamiento de los residuos que quedan tras los procesos de recogida selectiva y clasificación, es decir, lo que generalmente se conoce como residuos no reciclables.

Si bien reconocen que la prevención, la reutilización y el reciclaje deben ser las prioridades, las organizaciones firmantes recuerdan que no todos los residuos pueden prevenirse, reutilizarse o reciclarse. Tampoco todos los países son iguales ante la gestión de residuos.

Los criterios publicados en agosto abarcan los escalones superiores de la jerarquía de residuos (prevención, reutilización y reciclaje). Sin embargo, «no dan ninguna orientación para el tratamiento de los residuos no reciclables a los países que tendrán que desarrollar este aspecto de su sistema de gestión de residuos», según recoge la declaración, que recuerda también que «los modelos nacionales más avanzados de gestión de residuos en la UE combinan un alto nivel de reciclado con un nivel adecuado de conversión de residuos en energía (WtE), de modo que los residuos de los procesos de clasificación y reciclado puedan tratarse de forma segura y recuperarse su energía».  Además, la evolución hacia un reciclaje de mayor calidad está provocando un aumento de los flujos de residuos no reciclables, y «estos residuos deben ser tratados en instalaciones específicas», como serían las plantas de valorización energética de residuos.

Dejar la valorización energética de residuos fuera de la taxonomía «sólo mantendría el statu quo», aseguran. No obstante, el sector se muestra dispuesto a seguir explorando esta cuestión con las partes interesadas, «teniendo en cuenta que no debe haber ‘un aumento significativo de la generación, incineración o eliminación de residuos’ (art. 17 del Reglamento UE/2020/852)».

Las asociaciones firmantes creen que «la financiación de la conversión de residuos en energía debería formar parte de una estrategia global de residuos en línea con la jerarquía de residuos, en la que se estimulen plenamente la prevención, la reutilización y el reciclaje, y se limite al mínimo la eliminación. Este es el requisito previo para la financiación de las plantas de WtE, evitando al mismo tiempo cualquier desarrollo contraproducente en relación con el logro de los objetivos de la legislación de la UE y los ODS».

Por contra, aseguran, «ignorar la valorización energética conducirá a sistemas de gestión de residuos incompletos, y a riesgos medioambientales, donde no se puede lograr un reciclaje de alta calidad debido a la falta de salida para los rechazos que conducen a tratamientos más bajos en la jerarquía, o a la exportación de residuos hacia regiones con estándares ambientales y sociales más bajos».

 

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *