Save pagePDF pageEmail pagePrint page

Gracias a la aplicación de tecnologías de oxidación avanzada se han logrado eliminar pesticidas, fármacos y surfactantes que no se pueden tratar de manera eficaz mediante procesos convencionales.

El proyecto OXAGUA ha logrado eliminar contaminantes persistentes de aguas residuales
Técnico de Ainia en una planta piloto de aguas residuales. Foto: Ainia

AINIA Centro Tecnológico y el Instituto Tecnológico Metalmecánico (AIMME), en el marco del proyecto OXAGUA, han logrado a escala laboratorio eliminar y reducir contaminantes emergentes de aguas residuales que no se pueden tratar de manera eficaz mediante procesos convencionales, gracias a la aplicación de tecnologías de oxidación avanzada.

El proyecto lleva tres años investigando la aplicación de sistemas alternativos de depuración de aguas residuales basados en los procesos de oxidación avanzada para reducir y eliminar tres de los tipos más comunes de contaminantes emergentes en el medio urbano, industrial y agrícola: pesticidas, fármacos y surfactantes (compuestos químicos que se utilizan en la industria en múltiples sectores). Estas sustancias no se pueden tratar de manera eficaz con los métodos convencionales.

Los contaminantes emergentes se generan por la gran cantidad de productos pesticidas, fármacos (humanos y veterinarios), compuestos químicos de las industrias, productos de higiene personal, antisépticos, drogas ilegales o aditivos de gasolina que son vertidos en el agua ocasionando efectos nocivos a medio y largo plazo en el medio ambiente. Estas sustancias son capaces de penetrar en todas las etapas del ciclo del agua y son muy resistentes a los métodos convencionales de depuración. Pueden incluso acumularse en animales y plantas acuáticas.

Oxidación avanzada

Las tecnologías de oxidación avanzada se basan en procesos fisicoquímicos capaces de producir cambios en la estructura química de los contaminantes, mediante la oxidación de la materia orgánica y la degradación de los compuestos refractarios (aquellos que los microorganismos pos sí solos no pueden degradar).

La aplicación de procesos de oxidación avanzada se presenta como una solución eficaz para el tratamiento de aguas depuradas que requieren un mayor nivel de descontaminación, con miras a su posible reutilización.

El proyecto ha comprobado también la eficacia de la tecnología del ozono como un fuerte oxidante en aplicaciones como la eliminación del color, desinfección, eliminación de olores y sabores y eliminación de compuestos orgánicos.

Ahora el proyecto se centra en evaluar su efectividad en aguas procedentes de estaciones de depuración de agua residual y de cauce público. De este modo, se espera que los resultados de Oxagua permitan desarrollar sistemas tecnológicos aplicables a la industria agroalimentaria, farmacéutica, cosmética y metalmecánica a medio plazo.

Contaminantes emergentes

Los contaminantes emergentes son objeto de estudio prioritario para los principales organismos dedicados a la protección de la salud pública y medioambiental, tales como la Organización Mundial de la Salud, la Agencia para la Protección del Medio Ambiente de los Estados Unidos y la Comisión Europea.

A nivel legislativo, el avance más significativo en la Unión Europea ha sido la Directiva 2000/60/EC, donde se establece el marco comunitario de acción en el ámbito de la política del agua (Directiva Marco del Agua). Actualmente, un total de 45 sustancias o grupos de sustancias están identificados como prioritarias y peligrosa.

El proyecto Oxagua está financiado por el Institut Valencià de Competitivitat Enpresarial (IVACE), dentro de su programa de proyectos en cooperación, y por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *