Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

La Universidad de Chester y la empresa PowerHouse Energy han obtenido combustible de hidrógeno bajo en carbono y a bajo costo y electricidad a partir de residuos plásticos no reciclables.

Conversión de residuos plásticos en energía

El Centro de Energía de la Universidad de Chester, en Reino Unido, está trabajando con la empresa PowerHouse Energy en una tecnología innovadora que convierte los residuos plásticos no reciclables en electricidad e hidrógeno de bajo costo, que se puede utilizar como combustible para el transporte. El proceso usa los residuos de plástico mezclados y sin tratar ya que no requiere clasificación ni lavado.

La tecnología desarrollada demuestra la conversión a pequeña escala de plástico en hidrógeno y electricidad, sin generar residuos de dicho material.

Ahora, los responsables de esta iniciativa van a desarrollar una planta en el condado de Cheshire, donde producirán combustible de hidrógeno y electricidad de bajo costo y bajo contenido en carbono.

El objetivo, no obstante, es desplegar plantas con esta tecnología en el sudeste asiático para tratar los residuos de plástico y valorizar el plástico a través de este sistema de conversión altamente eficiente. Esto permitirá a las plantas comprar residuos plásticos no recuperables en países como Indonesia, y al mismo tiempo pretenden disuadir de la eliminación de residuos plásticos en ríos y océanos.

El profesor Joe Howe, director ejecutivo del Instituto de Investigación de Energía de Thornton, de la Universidad de Chester, dijo: «La tecnología convierte todos los residuos de plástico en gas de síntesis de hidrógeno bajo en carbono y de alta calidad que luego se puede utilizar para impulsar motores de gas. Un subproducto de este proceso es la electricidad, lo que significa que los residuos de plástico no solo pueden alimentar a los automóviles, sino que también pueden mantener las luces encendidas de casa».

Para Howe, esta tecnología «hará que el residuo de plástico sea valioso, ya que podrá proporcionar energía a las ciudades del mundo y, lo que es más importante, puede ayudar a limpiar nuestros océanos de residuos plásticos».

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *