Save pagePDF pageEmail pagePrint page

 

La central producirá calor y electricidad mediante la valorización de unas 180.000 toneladas anuales de residuos municipales no reciclables.

Bulgaria construirá una planta de cogeneración con ayuda europea
La planta usará residuos para producir calor y electricidad. Foto: RESIDUOS PROFESIONAL

La Comisión Europea aprobó recientemente los planes búlgaros para apoyar la construcción y explotación de una central de cogeneración de alta eficiencia para la producción de calor y electricidad a partir de combustibles derivados de residuos municipales no reciclables, de conformidad con las normas sobre ayudas estatales de la UE.

El pasado 8 de octubre, Bulgaria notificó a la Comisión sus planes para apoyar la construcción y explotación de una planta de cogeneración de alta eficiencia en Sofía (Bulgaria). La planta producirá calor y electricidad con una capacidad de aproximadamente 55 megavatios (MW) de calor y 19 MW de electricidad. Se utilizarán unas 180.000 toneladas anuales de residuos municipales no reciclables para alimentar la planta. La instalación, que pondrá en marcha Toplofikacia EAD, empresa participada al 100% por el municipio de Sofía, estará conectada a la red de calefacción urbana de Sofía. La construcción finalizará a finales de 2023.

La ayuda consistirá en dos medidas distintas: por un lado, una subvención directa de aproximadamente 90,8 millones de euros financiada por los Fondos Estructurales de la UE gestionados por Bulgaria; y por otra parte, un préstamo concedido por el municipio de Sofía a Toplofikacia EAD a un tipo preferencial, por un importe aproximado de 3 millones de euros.

Mejorar la gestión de residuos

La construcción y explotación de la planta de cogeneración de alta eficiencia de Sofía, para la que la Comisión ha aprobado esta ayuda pública, es la tercera fase de un proyecto medioambiental de larga duración financiado con cargo a los Fondos Estructurales de la UE (ESIF/ERDF) y destinado a mejorar el tratamiento de residuos en la región búlgara de Sofía.

La primera fase, que finalizó en 2014, incluyó, entre otras acciones, la construcción de un nuevo vertedero, una nueva planta de compostaje y digestión anaeróbica con producción de energía y otros componentes menores del proyecto.

La segunda fase, completada en 2015, incluyó la mejora del reciclaje y el establecimiento de una instalación de tratamiento mecánico-biológico que produce residuos municipales no reciclables como producto principal, así como materiales secundarios para el reciclaje.

La construcción y explotación de la central de cogeneración de Sofía también se ajusta a la Directiva sobre residuos. En particular, los residuos que serán objeto de recuperación de energía en la planta de cogeneración ya habrán sido sometidos a un tratamiento preliminar y no pueden ser reciclados. Si el residuo no se utilizara para la recuperación de energía, iría a parar a un vertedero.

Evaluación de la Comisión

La Comisión evaluó estas medidas de apoyo con arreglo a las normas de la UE sobre ayudas estatales, en particular sus Directrices de 2014 sobre ayudas estatales en favor del medio ambiente y la energía, que permiten a los Estados miembros apoyar la producción de electricidad a partir de fuentes de energía renovables, así como las medidas de eficiencia energética, siempre que se cumplan determinadas condiciones.

Las Directrices establecen, en particular, que, para garantizar que las ayudas contribuyan a un mayor nivel de protección del medio ambiente, el apoyo a la cogeneración de calor y electricidad debe cumplir los criterios de «cogeneración de alta eficiencia» establecidos en la Directiva de eficiencia energética de 2012. A este respecto, la Comisión constató que la producción combinada de calor y electricidad de la nueva central permitirá un ahorro de energía primaria del 46,5% en comparación con una situación en la que el calor y la electricidad se producirían por separado, cumpliendo así los criterios establecidos en la Directiva de eficiencia energética.

Además, la Comisión consideró que las medidas son necesarias, ya que el proyecto no se llevaría a cabo sin el apoyo público, y proporcionadas, ya que el proyecto proporcionará una tasa de rendimiento razonable.

Sobre esta base, la Comisión concluyó que las medidas contribuirán a la consecución de objetivos estratégicos clave de la UE, en particular la mejora de la eficiencia energética mediante la producción combinada de electricidad y calor, sin distorsionar indebidamente la competencia, de conformidad con las normas de la UE sobre ayudas estatales.

El Comisario Margrethe Vestager, responsable de la política de competencia, declaró que «la medida de apoyo ayudará a Bulgaria a alcanzar sus objetivos de eficiencia energética y contribuirá a la reducción de las emisiones de CO2 de acuerdo con los objetivos medioambientales de la UE, sin distorsionar indebidamente la competencia».

Deje una respuesta

Queremos saber si no eres un bot *